Empiezan las obras del paseo Conde de Ègara, de la calle Colegio y de la calle Cervantes, tres de los 24 proyectos del Next Generation en movilidad y obra pública que se ejecutarán en la ciudad

En total, se destinarán 12 millones de euros, 8,9 millones corresponden a la parte otorgada por la Unión Europea y los 3,3 millones restantes correrán a cargo del Ayuntamiento

Este mes de enero, el Consistorio da un paso adelante para mejorar la vida de todos los terrassenses y terrasenses y hacer una ciudad más respirable, caminable, segura y mejor para los niños, y con un transporte público más accesible. Gracias a los fondos europeos Next Generation se ejecutarán 24 proyectos en toda la ciudad con una partida de 12 millones de euros, que permitirán seguir avanzando hacia una ciudad con una movilidad más sostenible, ordenada, segura e inteligente en la línea de mejora que el Equipo de Gobierno ya inició en 2019.

Entre las actuaciones previstas se encuentra la mejora de la señalización, obras de elevación de calzada para pacificar el tráfico, mejoras de la accesibilidad de 50 cruces y calles por toda la ciudad para la ampliación del espacio para peatones.

Precisamente hoy se han puesto en marcha los trabajos del proyecto de transformación en el área peatonal del paseo Comte d'Ègara, la ampliación de aceras en la calle Col·legi y la mejora de la accesibilidad en la calle Cervantes, entre los viales de Giralt y Serra y Virgen de los Ángeles.

Según ha explicado la concejala de Presidencia, Jennifer Ramírez: «La concesión de las ayudas, por un total 12 millones de euros en Terrassa, ofrece la oportunidad real para dar un salto cualitativo en la mejora de la accesibilidad, del espacio público y de la movilidad en la ciudad». En este sentido, ha añadido que "las actuaciones nos permitirán devolver la ciudad a las personas, generar soluciones a las necesidades de cada barrio, apostar por vehículos menos contaminantes y la reducción de los desplazamientos motorizados. Además seguiremos dando respuesta a la emergencia climática y favoreceremos un cambio de modelo por una ciudad más sostenible y accesible».

 

Un 2023 de inicio de proyectos

A partir de este mismo mes de enero también empezará la transformación de la calle Font Vella entre Sant Pau y Paseo en un vial de plataforma única, así como las actuaciones tácticas de pintura para adecuar itinerarios a pie y mejorar la accesibilidad a las calles de Galileu , Arquímedes, Renacimiento, Pitágoras y Caballo Bernat.

Por otro lado, desde este mes de enero y hasta julio se llevará a cabo el proyecto de semaforización de tres cruces de vías de alta capacidad: dr. Cistaré con Avenida Béjar; Ronda Ponent con Maria Auxiliadora y la carretera de Montcada con Miquel Servet; con el objetivo de incrementar la seguridad vial, reducir la velocidad.

En este mismo sentido, también se instalarán cuatro radares pedagógicos con la intención de contribuir a un cambio de hábitos y reforzar la seguridad vial.

De cara a abril, se arreglarán las obras de las áreas peatonales de la calle del Forn y del Valle y, a partir de junio, se llevará a cabo el proyecto ejecutivo de la plaza de Mossèn Jacint Verdaguer, calle de la Mina y San Francisco. También a partir del mes de junio se prevé que empiecen las actuaciones tácticas de pintura y mobiliario urbano para adecuar itinerarios a pie y mejorar la accesibilidad de la Plaza Sant Oleguer; calle de Faraday; calle de El Bruc; Plaza Freixa y Argemí; en los Barrios de Can Palet y Roc Blanc; Paseo Joan Miró; calle de Fuencisla; y calles de Salmeron y de Menéndez Pelayo, con Agricultura.

Además, haciéndolo coincidir con el período de vacaciones escolares, desde el próximo mes de junio y hasta septiembre, están previstas las actuaciones tácticas en torno a 6 entornos escolares que mejorarán su seguridad vial. Estas actuaciones serán en la escuela El Cim, la Escuela Ponent, la Escuela Francia, la Escuela Joan Marquès Casals, la Escuela el Vapor y la Escuela Ramón y Cajal.

Por otra parte, a lo largo de todo el año 2023 se irán llevando a cabo diversas actuaciones para mejorar la accesibilidad de 50 cruces y calles, que también se verán mejoradas en materia de ajardinamiento, así como en la ampliación de las aceras y mejora de los cruces. Algunas de las que verán una mejora considerable son las de la calle Marinelo Bosch con la de Menéndez Pelayo; de Vinyals con el de Vallhonrat; en Hispanidad con el de Alexandre Galí; en la calle del Pla de l'Ametllera, en la Rambla Francesc Macià con la calle de Pompeu Fabra, o en Pablo Iglesias con la de Icària.

Para la Teniente de Alcalde de Territorio y Sostenibilidad Lluïsa Melgares, «hace tiempo que en Terrassa trabajamos por una movilidad sostenible y hemos dado pasos muy importantes en este mandato, como la implantación de las nuevas áreas de peatones, para que Terrassa ciega una ciudad más respirable, más sostenible, y más caminable, en definitiva, una ciudad en la que vivir mejor».

Por lo que respecta a las cifras concretas, del total de 12 millones de euros previstos, 8.894.442 euros corresponden a la parte otorgada en la convocatoria de las ayudas europeas Next Generation del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. El resto, 3.288.917 euros, corren a cargo del Ayuntamiento.

Puede consultar toda la información sobre los proyectos en la web de los Next Generation.