El Gobierno municipal apoya a los trabajadores/as del CST y defiende el Plan de Reequilibrio como un paso necesario para garantizar la continuidad del Hospital

Hospital de Terrassa

El Gobierno municipal quiere poner de manifiesto una vez más su total apoyo al colectivo de trabajadores del Consorcio Sanitario de Terrassa (CST) y su defensa de la sanidad pública, y remarca que el Plan de Reequilibrio que ha aprobado el Consejo de Gobierno del CST, representado mayoritariamente por la Generalitat, es una medida necesaria para garantizar la continuidad del Hospital de Terrassa. En este sentido, los tres representantes del Gobierno municipal en el Consejo de Gobierno del CST (el alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, la teniente de alcalde de Derechos Sociales y Servicios a las Personas, Rosa Maria Ribera, y la concejala de Salud, Maruja Rambla) votaron a favor de este plan de viabilidad para contribuir a dar una solución a la delicada situación por la que pasa el consorcio y enjugar el déficit histórico que arrastra, un déficit que ha aflorado recientemente fruto de las gestiones que desde del Ayuntamiento se han impulsado conjuntamente con el actual consejero de Salud y su predecesor.

El consejero de Salud, Antoni Comín, anunció en mayo del año pasado un paquete de medidas destinadas a paliar el déficit histórico del CST y asegurar la viabilidad del Hospital, que conllevan en total una inyección económica de 9,2 millones de euros. El 29 de noviembre el Consejo de Gobierno del CST aprobó el Plan de Reequilibrio 2.016 - 2.019, un documento aprobado por el Departamento de Salud de la Generalitat que implica una reordenación horaria y de organización del trabajo y la aplicación del Convenio colectivo del SISCAT. Este Plan, además de buscar el equilibrio financiero, debe permitir que la Generalitat devuelva la autonomía de gestión al CST, suspendida el pasado mes de diciembre.

El Gobierno municipal respeta la decisión de los trabajadores y trabajadoras del CST, que harán huelga para expresar su rechazo a las medidas incluidas en el Plan, aunque matiza que no se trata de recortes, como lo califica el comité de empresa, sino de una reorganización y de una adaptación al convenio colectivo del SISCAT; medidas necesarias para la viabilidad del centro y, por extensión, para garantizar la continuidad de los puestos de trabajo. En relación a esta convocatoria de huelga, pues, el Gobierno municipal confía en que el departamento de Salud, la dirección y el comité de empresa lleguen a un acuerdo en los próximos días, que permita encontrar soluciones alternativas a la huelga que no afecten a las personas usuarias del Hospital.

El Gobierno municipal reitera su firme apuesta por la sanidad pública y su defensa de la calidad asistencial que siempre han ofrecido los profesionales del Hospital de Terrassa.