El juzgado da la razón al Ayuntamiento y desestima la suspensión cautelar de los acuerdos del Pleno sobre el fin de la concesión del servicio de abastecimiento de agua

La resolución judicial afirma que Mina no puede acreditar que las condiciones de la prórroga forzosa aprobadas por el Ayuntamiento le provoquen perjuicios

Façana de l'Ajuntament

La titular del Juzgado contencioso administrativo número 9 de Barcelona ha dado la razón al Ayuntamiento de Terrassa al desestirmar la medida cautelar que había solicitado Mina Pública de Aguas de Terrassa S.A., de suspensión de los acuerdos aprobados por el Pleno municipal el pasado 1 de diciembre, relativos a la finalización del contrato de concesión de la gestión del servicio público de abastecimiento de agua, a la reversión de los bienes e instalaciones, y a la prórroga forzosa del servicio.

La concesión otorgada a Mina hace 75 años, finalizó el pasado 9 de diciembre. Con el fin del contrato todos los bienes e instalaciones del servicio han revertido en el Ayuntamiento, y de acuerdo con los acuerdos del Pleno municipal de prórroga forzosa, actualmente el servicio lo continúa prestando Mina por un plazo de 6 meses, mientras el Ayuntamiento decide cuál ha de ser la forma de gestión futura.

Con esta resolución judicial, adoptada el 18 de enero, se mantiene la plena vigencia y validez de todos los acuerdos, aprobados por una amplia mayoría del Pleno municipal, con el objetivo de defender el interés público y garantizar la prestación del servicio público de abasto de agua en Terrassa.

En el auto, la jueza afirma que Mina no ha podido acreditar que las condiciones de la prórroga forzosa aprobadas por el Ayuntamiento provoquen perjuicios a la empresa. También afirma que Mina tampoco ha podido acreditar ningún perjuicio a causa de la reversión en el Ayuntamiento de todos los bienes e instalaciones del servicio público, que se ha producido automáticamente con la finalización de la concesión.

El auto concluye que Mina no ha podido acreditar como pretendía estos perjuicios, ni por aplicación de las condiciones de prórroga forzosa, ni por la reversión del bienes, que se han puesto a su disposición para prestar el servicio.

El Ayuntamiento de Terrassa reitera que la titularidad del servicio le corresponde, y que continuará trabajando para defender el interés general, para garantizar la prestación del servicio, y para definir cual ha de ser la forma de gestión futura una vez finalizado el periodo de prorroga forzosa.