El Pleno municipal aprueba el nuevo Plan de accesibilidad en los ámbitos del espacio público y el transporte

El documento es un instrumento de promoción de la accesibilidad que identifica las barreras arquitectónicas, propone soluciones, hace un presupuesto y establece un programa para su progresiva eliminación

El Pleno municipal ha aprobado hoy por unanimidad el nuevo Plan municipal de Accesibilidad, en los ámbitos del espacio público y el transporte en la ciudad. Se trata de un instrumento de trabajo que marca los principales retos que plantea el municipio en el ámbito de la promoción de la accesibilidad. Este documento recoge e identifica las barreras arquitectónicas en el espacio público y también en el transporte urbano; a la vez propone soluciones, hace un presupuesto y establece un programa de ejecución para su progresiva eliminación, de forma que Terrassa pueda acontecer en un futuro un municipio plenamente accesible, de una manera racional y planificada. La regidora de Accesibilidad, Mònica Polo, recuerda que «el actual Programa de Gobierno municipal recogía la necesidad de redactar un nuevo Plan de accesibilidad para tener un conocimiento actual de las necesidades que presenta nuestra ciudad en este ámbito. Este documento nos permitirá programar las prioridades hacia la accesibilidad universal y planificar las próximas actuaciones en el espacio público y también en el ámbito del transporte».

Desde hace años, Terrassa está impulsando varias actuaciones para conseguir superar todas las barreras y divisiones que puedan afectar la vida de las personas. El Ayuntamiento entiende la accesibilidad de una manera global y no solo como un derecho porque las personas con capacidades diversas puedan participar con igualdad de oportunidades, sino como un bien para el conjunto de la ciudadanía, que también se podrá beneficiar de una ciudad más accesible, amable y acogedora.

El Plan de Accesibilidad local ha contado con la colaboración directa de la Diputación de Barcelona y el trabajo de campo pertinente, las reuniones y la redacción del documento han supuesto dos años de trabajo. El Plan ha sido redactado por Arquitectura y accesibilidad SLPU, y supervisado por los técnicos de la Sección de accesibilidad de la Oficina Técnica de Movilidad y Seguridad Viaria Local de la Diputación de Barcelona, conjuntamente con la Oficina de accesibilidad del Ayuntamiento.


Análisis del espacio público

El Plan recoge varios datos recogidos en el espacio público como el estado de urbanización y tipo de sección de la calle, la anchura de las aceras, las pendientes, las características del pavimento, la señalización relacionada con la accesibilidad y las características de rampas, escalas, rejas, pasos de peatones y mobiliario urbano, entre otros. De este análisis se desprende que un 27% de las aceras son accesibles o adaptadas, un 11% son inaccesibles por la pendiente y un 62% son convertibles, es decir, que se pueden intervenir para mejorarlas y hacerlas accesibles.

También se han analizado espacios de tratamiento especial como plazas y parques recogiendo la siguiente información: itinerario de acceso, itinerarios interiores, desniveles y cambios de cota, pavimentos, señalización del espacio y características del mobiliario urbano. De las 10 zonas analizadas, un 40% del espacio es accesible, mientras que el 60% restante es convertible. Según compilación el mismo plano, la ejecución de las mejoras al espacio público recogidas en el documento suponen una inversión total de 27.501.203,52 euros.

En cuanto al ámbito del transporte, se han analizado las paradas de autobús, taxi y reservas genéricas de aparcamiento para personas con movilidad reducida. En todos los casos, se han identificado y analizado su grado de accesibilidad y se han propuesto soluciones a realizar para corregir las carencias detectadas. En este ámbito, hay que destacar que en cuanto a las paradas de buzo, un 59% son accesibles y un 41% se pueden mejorar. Respeto las paradas de taxi, un 56% son accesibles y un 44% convertibles; y en cuanto a las reservas de aparcamiento en la ciudad, un 65% son accesibles y un 35% no. La mejora de la accesibilidad al transporte público urbano no está cuantificada en el Plan.