Los niveles sonoros se han reducido una media de 5,2 dB(A) durante las cinco primeras semanas de confinamiento

La caída más destacada de decibelios se registra en la plaza Vella

Vista de Terrassa

Hoy, día 29 de abril, se celebra el Día Internacional de la Concienciación sobre el Ruido, que tiene por objetivo preservar el ambiente acústico y evidenciar las molestias que el ruido genera en nuestra salud. Este año, este Día Internacional coincide con un escenario inédito, necesario para afrontar la pandemia del Covid-19 donde, desde el 14 de marzo, se han limitado los desplazamientos diarios, se ha prohibido la concentración de personas, se ha reducido el tráfico rodado y se han cerrado establecimientos y locales comerciales de servicios no esenciales. En definitiva, una disminución del ruido ambiental que permite escuchar el silencio de la ciudad y revalorizar los sonidos de la naturaleza como patrimonio ambiental.

En Terrassa, el tráfico es el principal factor de contaminación acústica y ha sido uno de los elementos que ha incidido directamente en una drástica reducción del ruido ambiental. El valor global representativo de la caída, en toda la ciudad y durante las cinco primeras semanas de confinamiento, ha sido de 5,2 dB(A) de media (se han registrado momentos del día, y días de la semana, en la que estos valores han sido más altos). De lunes a jueves la media ha sido de 3,9 dB(A) y, de viernes a domingo, de 7 dB(A). Esta es una de las principales conclusiones del estudio que el Ayuntamiento ha hecho para conocer hasta qué punto el confinamiento ha afectado a los niveles sonoros de la ciudad. Cabe señalar que, en cuanto al tráfico, reducir 3 dB equivale a que circulen la mitad de vehículos que lo hacen habitualmente y que reducir 6 dB representa disminuir a una cuarta parte el número de coches en circulación.
 
El informe se ha elaborado comparando los valores medios semanales de los principales indicadores durante las semanas de reclusión, con un patrón calculado a partir de una media anual de 2019. La monitorización de los datos se ha hecho con los 9 puntos de control operativos, situados en lugares estratégicos de la ciudad, que permiten analizar la evolución de los niveles sonoros. Los datos se transmiten telemáticamente y son recogidos a través de la plataforma Sentilo, una plataforma de sensores y actuadores de código abierto diseñada para adaptarse a la arquitectura Smart City de cualquier ciudad.

Principales conclusiones

  • El valor global representativo de la caída del ruido en Terrassa durante las cinco primeras semanas de confinamiento es de 5,2 dB (A) (3,9 de lunes a jueves y 7 de viernes a domingo).
  • La caída durante la franja horaria de día y de noche es similar y es ligeramente inferior a la del horario de tarde.
  • La reducción más importante del nivel sonoro se produjo la primera semana de confinamiento. La segunda semana se mantuvo la tendencia a la baja. La tercera y la cuarta, se produjo un estancamiento. La quinta semana los niveles repuntan.
  • La caída de decibelios se produce en la plaza Vella, porque es el corazón de la ciudad, el lugar donde se hace más vida social en la calle, actos lúdicos y festivos, y también porque hay muchas terrazas con actividades de restauración.
  • La más baja, en cambio, se produce en plaza del Rector Homs, porque es una zona tranquila de peatones, con poca actividad social en la calle y de bajo nivel sonoro.
  • La disminución del ruido en la calle Portal Nou recoge también los cambios de movilidad introducidos por la Zona de Bajas Emisiones (cambio de sentido y restricciones a la circulación, excepto vehículos autorizados y acceso a los aparcamientos de comercios).
  • La caída en la rambleta del Padre Alegre y también en la carretera de Martorell (carreteras de penetración) es superior a la registrada en la carretera de Moncada y el paseo del Veintidós dos de Julio (rondas y avenidas), lo que indica que la movilidad interurbana ha bajado más que la movilidad urbana.
  • El descenso registrado en la calle de la Rasa, también importante, recoge el paro de las actividades de ocio en el Centro, especialmente las noches del fin de semana (ocio nocturno).

Todos los sensores detectan un leve repunte en la tercera semana de confinamiento, que coincide con la primera de confinamiento total. Este repunte no es real, es debido a los episodios de lluvia de aquella semana

Lugares

Caída en dB

Observaciones

La Rasa                   

- 5,7

Influyen las actividades de ocio

Paseo del Vint-i-dos de Juliol           

-3,5

Predominio del ruido del tráfico

Rambleta del Pare Alegre   

-4,9

Predominio del ruido del tráfico

Carretera de Montcada         

-3,5

Predominio del ruido del tráfico

Plaza Vella                   

-11,0

Predominio del ruido de los actos sociales

Rambla d'Ègara               

-3,3

Predominio del ruido del transporte público

Carretera de Martorell           

-4,5

Predominio del ruido del tráfico

Plaza del Rector Homs       

-1,0

Zona tranquila

Portal Nou               

-4,8

Hace falta tener en cuenta los cambios producidos por la ZBE

Media

-5,2

Valor representativo del global

 

Día semana

Caída diaria

Caída agrupada

Caída total

lunes

-3,5

 

 

-3,9

 

 

 

 

-5,2

martes

-3,6

miércoles

-3,7

jueves

-4,6

viernes

-6,3

 

-7

 

sábado

-7,9

domingo

-6,8

 

Ordenanza Reguladora de Ruido

Terrassa dispone de una Ordenanza Reguladora del Ruido y las Vibraciones, que es el marco regulador para prevenir, corregir y sancionar las actuaciones en materia de contaminación acústica, ya que su objetivo es mejorar, preservar y hacer una gestión integral de la calidad acústica del espacio público. Como medida del plan de reducción del ruido del año 2014, a principios del año 2017 se implantó la red de vigilancia del ruido en la ciudad, que actualmente cuenta con 10 puntos de control, situados en lugares estratégicos, para tener una información detallada y representativa de cómo evoluciona el nivel sonoro ambiental en la ciudad.

En Terrassa, en número de habitantes, el principal factor de contaminación acústica de la ciudad es el tráfico. Terrassa es la tercera ciudad de Catalunya en número de habitantes, forma parte de la segunda corona metropolitana, está situada a unos 35 km de Barcelona y dispone de un importante nudo de comunicaciones por carretera y de calles, rondas, avenidas y travesías que forman parte de la red principal o arterial del municipio.

La OMS clasifica el ruido del tráfico como el segundo factor medioambiental más perjudicial en Europa, detrás de la contaminación atmosférica, y considera que más del 70% de la población que vive en grandes centros urbanos sufre un impacto acústico muy superior al recomendable, incidiendo directamente en la calidad de vida de las personas.

Más información: Ordenanza Reguladora del Ruido y las Vibraciones
https://aoberta.terrassa.cat/documents/normativa634537967.pdf?codidoc=M0JCMjdDOEQxOThBNjdDRDI3QjU0MDY2MkU5MUMwRkE=&idrel=001193