Se pone en marcha el aparcamiento cerrado de bicicletas delante de la estación de FGC de la Rambla d'Ègara

Se inicia así el despliegue progresivo de este servicio en Terrassa

A partir de hoy, 15 de mayo, ya se puede utilizar el aparcamiento para bicicletas instalado al paseo central de la Rambla d'Ègara, junto a las escaleras de salida de la estación de Ferrocarrils de la Generalitat. El objetivo es potenciar la intermodalidad entre ambos sistemas de transporte, bicicleta y tren, e incrementar la seguridad en este aparcamiento de larga duración. El Ayuntamiento inicia así el despliegue progresivo de un nuevo servicio de aparcamientos cerrados de bicicletas ubicados cerca de las estaciones de transporte público, una medida contemplada al Plan de Movilidad 2016-2021.

El aparcamiento cerrado de bicicletas tiene 14 plazas y funciona con un sistema de registro y control de acceso que los usuarios podrán formalizar a través de una página web y de una aplicación móvil. Se trata de un servicio público de aparcamiento universal que podrá ser utilizado por todas las personas usuarias registradas al servicio a través de la app Pverde http://www.parkingverde.es/#AppPverde, si es a través de dispositivo móvil, o mediante la página web www.parkingverde.com, disponible en catalán, castellano, inglés y francés, y en los dispositivos móviles con sistema operativo IOSy Android. El servicio es gratuito y estará disponible las 24 horas del día, los 365 días del año.

Este aparcamiento quiere cubrir, básicamente, dos necesidades: proporcionar un espacio apropiado por el aparcamiento de bicicletas en destino; y dotar de seguridad y calidad un espacio destinado al aparcamiento de larga duración, principalmente por motivos de trabajo o de estudios. El aparcamiento funciona mediante un sistema de registro y control de accesos, con el que se dota de seguridad y de calidad la tenencia de la bicicleta. El aparcamiento está controlado con una cámara de videovigilancia para garantizar la seguridad.

La instalación es válida para todos los modelos de bicicletas, tiene candado independiente y contiene un apoyo para colgarlas, un sistema de sujeción y cierre, y también incorpora una bomba de aire con cabezal para todo tipo de válvulas, así como los aperos básicos para hacer el mantenimiento y la reparación. Se trata de un diseño modular de 5,7 metros de anchura, con estructura de aluminio, que contiene placas solares para obtener un alto grado de eficiencia energética, y un sistema de detección de presencia para activar el alumbrado interior.

Bando del alcalde

Por otro lado, el alcalde de Terrassa, Alfredo Vega, ha dictado un Bando relativo a la circulación de bicicletas por la vía pública, con el objetivo que la ciudadanía conozca y respete los derechos de las personas que circulan en bicicleta por las calles de Terrassa, de acuerdo con el siguiente contenido:

  • Recordar que las bicicletas circularán por el carril que más convenga en términos de destino, preferentemente por el más próximo a la acera.
  • Aconsejar a los ciclistas que circulen ocupando la parte central del carril de circulación.
  • Recordar que todo el mundo tiene que conducir con respeto y sin actitudes de acoso.

BiciRegistre

Terrassa es una de las ciudades incluidas a la Red de Ciudades miedo la Bicicleta, propietaria del BiciRegistre, un sistema informático de registro de bicicletas de ámbito estatal, que cuenta con la participación de la DirecciónGeneral de Tráfico (DGT). Esta es una herramienta muy útil en caso de sustracción porque dificulta el comercio ilegal y posibilita la recuperación de una bici robada o extraviada, puesto que es una base de datos donde tiene acceso la Policía Municipal.

El usuario solo tiene que agasajar los datos que figuran al registro, que se hace a través del web https://biciregistre.es, y abonar 7 euros. Este sistema disuade el robo, puesto que la bici incorpora una pegatina identificativa y un código visible con luz ultravioleta, que dificulta el comercio ilegal y posibilita la recuperación de una bicicleta robada o extraviada.

Una red de 150 km

La ciudad dispone, actualmente, de una red de itinerarios para bicicletas de 150 km de longitud. De estos, 18,6 km corresponden a carriles-bici segregados, de los cuales 7,6 km están situados a la acera y 10,9 km a la calzada, y 131 km cohabitan con otros espacios. Mayoritariamente lo hacen con los vehículos (zonas 30 y calles pacificadas), con quienes comparten 112,2 km, seguido de los peatones (islas, parque de Vallparadís, etc.) con 15.84 km y del autobús (Rambla d'Ègara, carril-buzo de la carretera de Montcada...), con solo 2,7 km.