Finalizan los Talleres Participativos para repensar el servicio de autobuses urbanos de Terrassa

Las conclusiones se trasladarán al equipo que diseñará la propuesta de redefinición del servicio

Los Talleres Participativos para mejorar el servicio de autobuses urbanos de la ciudad han finalizado con resultados positivos, tanto por la presencia y protagonismo de la ciudadanía como por las ideas aportadas y recogidas. La última de las cuatro sesiones –divididas en una presentación y tres talleres- se llevó a cabo ayer miércoles, 28 de junio, en el Centro Cívico Presidente Macià (rambla de Francesc Macià, 189). Después de esta primera fase de planteamiento de opiniones, experiencias y sugerencias, se abre ahora el periodo para trasladar los resultados de estos talleres al equipo encargado de diseñar la propuesta concreta de redefinición del servicio.

En las sesiones, que empezaron el 20 de abril, han participado más de 80 personas, la mitad en representación de 24 entidades de la ciudad y el resto como participantes a título individual. En cuanto al perfil de los participantes, un 60% han sido hombres, por un 40% mujeres. A pesar de que han asistido algunos jóvenes, la presencia mayoritaria ha sido la de gente mayor. Además de las 80 personas que han participado activamente en los talleres, 20 personas más se han interesado, a pesar de que no han llegado a asistir a las sesiones.

En los talleres se han tratado varios temas relacionados con el servicio de autobuses urbanos para conocer de primera mano las experiencias y necesidades de los usuarios con el objetivo adaptarlo al máximo, en un proceso de reformulación del servicio, a las demandas de la ciudadanía.

El rediseño de líneas, entre las propuestas

Al finalizar los debates, las persones participantes han coincidido al señalar algunas de las cuestiones claves, a su parecer, para la mejor adaptación del servicio. De estas conclusiones se extrae que la mejora de la eficacia y del atractivo del servicio de autobuses urbanos pasa por el redisseny de algunas líneas, tanto en cuanto a su trazado como las frecuencias. La puntualidad, la sincronización, la mejora de la coordinación para facilitar los transbordos, la garantía de frecuencias de entre 10 y 15 minutos o la racionalización de recorridos, han sido algunos de los temas recurrentes a las sesiones, obteniendo con un mayor grado de coincidencia por parte de los participantes.

Durante las sesiones, los y las asistentes han mostrado también su interés por otras cuestiones colaterales, como por ejemplo el replanteamiento de las tarifas sociales, la mejora de la información o el incremento de las campañas de civismo a los vehículos, así como la introducción de la sensibilización en relación al transporte público en los programas educativos. La preocupación por las condiciones medioambientales y la necesidad de renovar la flota con criterios ecológicos, ha sido también uno de los temas de discusión.

De los debates que se han llevado a cabo se desprende también la inquietud por el equilibrio en los recorridos del servicio al centro de la ciudad, con sus particularidades, y a los barrios más periféricos. A la necesaria ampliación de los horarios que plantean las personas que utilizan el servicio, se añade el requerimiento de tener en cuenta también el servicio de ferrocarriles y el servicio hacia lugares alejados como por ejemplo el hospital o los polígonos industriales. La ciudadanía ha mostrado en esta participación la conciencia que es necesaria una mayor aportación económica para conseguir estas mejoras.