El Ayuntamiento ampliará la prohibición de circular en VMP a otras 15 calles de las áreas peatonales

Esta medida irá acompañada de nueva señalética, de una campaña informativa y de mayor control policial en la vía pública

El Ayuntamiento ampliará la prohibición de circular en VMP a otras 15 calles de las áreas peatonales. Hasta ahora, la prohibición afectaba a la calle de Sant Pere, un tramo del pasaje Gaudí (hasta el pasaje de Tete Montoliu), Font Vella, calle Cremat, calle de Vilanova, Joan Coromines, Jaume Cantarer, Mosterol, calle de la Iglesia y calle del Racó. Según ha explicado el alcalde, Jordi Ballart: «Sabemos que las infracciones en VMP preocupan a la ciudadanía y creemos que hay que ir un paso más allá, por eso ampliaremos la prohibición de circular en más calles en las que hay un mayor número de personas caminando a diario. Actuamos para mejorar la seguridad y la convivencia entre peatones y usuarios de bicis y VMP».

Así, se añadirán a esta prohibición las calles: del Valle, arrabal de Montserrat, Mayor, Gaudí, Unió, Plaça Vella y calle Mayor hasta Unió, paseo Conde de Égara, Cardaire, Palla, Gavatxons, la calle de las Parres , Iscle Soler, Baix, paseo Bastard y el pasaje de Tete Montoliu. La voluntad del Consistorio es implantar próximamente la nueva señalización, que será muy visual y comprensible, y poder empezar el nuevo curso escolar habiendo implementado completamente la medida.

Paralelamente, el alcalde ha explicado que el Ayuntamiento llevará a cabo una nueva campaña informativa y pedagógica sobre la normativa VMP, que irá especialmente dirigida a comercios y locales de restauración. En este sentido, el teniente de alcalde de Territorio y Sostenibilidad, Xavier Cardona, ha explicado: «Existe un aumento de clientes que se desplazan con estos vehículos para llegar a los establecimientos y también de repartidores que los utilizan para distribuir sus productos. Con esta iniciativa queremos llegar a todos los usuarios a fin de que tengan de primera mano información clara sobre cómo circular correctamente y recordar que no hacerlo, puede suponer una sanción de hasta 200 euros». Por el momento, el Consistorio ha impreso medio millar de flyers para distribuirlos a las áreas peatonales, pero también se valora ampliar la campaña de cara al futuro, o en momentos concretos.

Por otra parte, y con el objetivo de mejorar la seguridad en la vía pública, la Policía Municipal también reforzará los controles que llevaba haciendo desde hace tiempo. Los agentes actúan de forma periódica con dispositivos específicos y sancionan las malas conductas y las infracciones en VMP. Así, a lo largo de 2023 se interpusieron 1.538 multas y en lo que va de año hasta ahora, ya se han emitido unas 547 sanciones. Según ha recordado la concejala de Seguridad y Vía Pública, Patricia Reche: «Quien lleva un VMP, no lleva un juguete, lleva un vehículo y debe ser consciente de ello y respetar las normas de circulación que dicta tanto el servicio catalán de tráfico como la DGT». En este sentido, Reche ha reclamado una norma de rango superior «que nos permita incidir con mayor fuerza con las medidas de seguridad y acabe con los vacíos legales que existen actualmente».

Según datos recogidos por la Policía Municipal y el servicio municipal de Movilidad, en el 9% de los accidentes con víctimas que se producen en la ciudad ha implicado un VMP. Por este motivo, el Consistorio seguirá haciendo pedagogía tanto en la calle como en las aulas, donde los agentes imparten charlas, especialmente a los alumnos de ESO, para que como futuros conductores tengan conocimiento de sus obligaciones y, por otra parte, se continuarán planificando dispositivos especiales, tanto en coordinación con Tráfico, como en el patrullaje habitual de los agentes.