El AyuntamIento de Terrassa aprueba inicialmente la nueva Ordenanza General de Subvenciones

El documento se adapta a las novedades normativas y define una nueva metodología que permite valorar el impacto y la utilidad social de los proyectos y actividades subvencionadas

El Pleno del Ayuntamiento de Terrassa aprobó inicialmente ayer jueves la nueva Ordenanza General de Subvenciones, con 26 votos a favor y una abstención. El documento, que ha sido trabajado con todos los grupos municipales a través de la Comisión Política de Calidad Democrática, define unos nuevos parámetros de otorgamiento de subvenciones, a la hora que recoge las novedades normativas y las especificidades técnicas que la nueva legislación de subvenciones, transparencia, administración electrónica, procedimiento administrativo, entre otros, dispone. La Ordenanza General de Subvenciones que estaba vigente fecha de 2005.

El objetivo de la nueva ordenanza es garantizar el regreso social de las aportaciones económicas que el Ayuntamiento hace en concepto de subvenciones, mejorando la concesión y el otorgamiento, de forma que se garantice la equidad, la objetividad, la transparencia y el regreso social. Por eso, se han hecho las modificaciones necesarias para catalogar, estandarizar y objetivar la evaluación anterior al otorgamiento de subvenciones, así como la evaluación posterior que permita valorar el impacto y la utilidad social de los proyectos y actividades subvencionados.

Por eso, entre las novedades que introduce destaca el hecho que, antes del otorgamiento de la subvención, se tienen que valorar los proyectos presentados de acuerdo con unos criterios generales, fijados en el propio documento, y unos criterios específicos, desarrollados en las bases específicas anuales. De este modo, se establecen unos criterios generales que quieren poner en valor la capacidad y la calidad democrática de la entidad; los fundamentos y valores en la convivencia, la igualdad, la participación y la democracia; el impacto y/o innovación social; la promoción y proyección de la ciudad; la promoción de la inclusión social y la equidad; y la defensa y promoción de los derechos humanos y la accesibilidad universal para todo el mundo.

La nueva ordenanza prevé la homogeneización, objectivització y transparencia de la valoración de los criterios que, además de las exigencias de tramitación administrativa, agiliza la gestión de la valoración de las propuestas y elimina la discrecionalidad de las puntuaciones. En cuanto a la valoración posterior, todos los proyectos y/o actividades subvencionados, independientemente de qué sea su forma de concesión, tendrán que ser valorados bajo criterios económicos, de calidad, y de impacto y utilidad social.

El resultado tiene que ser que la suma de todos los proyectos y actuaciones subvencionados contribuyan a generar una sociedad más participativa, más abierta, más cohesionada y más solidaria. El Ayuntamiento entiende que el tejido asociativo de la ciudad es una herramienta dinamizadora del municipio y el motor de su vitalidad, por eso uno de sus objetivos fundamentales es continuar impulsando la vida asociativa, entre otros, en forma de subvenciones a proyectos y actuaciones que se programen desde las entidades que contribuyan a generar una sociedad más participativa, más abierta, más cohesionada y más solidaria.

El Pleno del pasado diciembre de 2015, a iniciativa del grupo municipal de ERC-MAS, aprobó por unanimidad una propuesta de resolución en que se proponía la modificación del Ordenanza general de subvenciones, que concluyó ayer con la aprobación del nuevo documento.