El Ayuntamiento de Terrassa aprueba inicialmente las Ordenanzas Fiscales para el 2017

El documento es un reflejo de los criterios de equidad, justicia social e igualdad de oportunidades que promueve el Equipo de Gobierno

El Ayuntamiento en Pleno ha aprobado provisionalmente las Ordenanzas Fiscales 2017 en la sesión extraordinaria celebrada el pasado viernes por la tarde. La propuesta se aprobé con los votos a favor de los grupos que integran el Equipo de Gobierno (PSC y CiU), y las abstenciones de TEC, ERC-MAS y la CUP. Las Ordenanzas Fiscales para el próximo año se caracterizan por la contención y la equidad, buscando la corresponsabilidad con la ciudadanía. Según manifestó en el pleno el teniente de alcalde de Servicios Generales y Gobierno Abierto, Alfredo Vega, "estamos ante unas ordenanzas que son reflejo de los valores del equipo de Gobierno: equidad, justicia social e igualdad de oportunidades".

Congelación del IBI

Entre las novedades más destacadas, está la congelación del IBI residencial, excepto en los tramos más altos, y el mantenimiento de la mayoría de tasas de carácter social, como las educativas, las sociales, las deportivas, las culturales o las de juventud. En cuanto al IAE, tampoco hay ningún incremento, pero si cambios sustanciales en la categorización de las calles, pasando ahora a cinco, manteniendo los máximos y los mínimos iguales que los vigentes hasta ahora. El resto de coeficientes se redistribuyen proporcionalmente. El régimen transitorio a este nuevo escalado se prevé progresivo, respetando que quien tenga incremento, no sea superior al 10%.

En relación al cuadro de bonificaciones previstas para las Ordenanzas Fiscales 2017, se ha realizado un cambio en el marco de referencia en razón de capacidad económica, que a partir de ahora será el Índice de Renta de Suficiencia de Cataluña (IRSC). También se ha incluido en el nuevo marco general de bonificaciones la especificación familias numerosas y monoparentales. El objetivo de estas modificaciones es conseguir llegar al máximo de ciudadanos, siguiendo los principios de progresividad, equidad y corresponsabilidad.

Uno de los incrementos previstos en las Ordenanzas Fiscales para el 2017 tiene que ver con la Tasa de Residuos, que crece en un 5%. Este aumento, que sigue sin cubrir el coste total del servicio, se debe al incremento de los costes de tratamiento y eliminación de residuos, lo que se conoce como el canon, así como por el gasto en transporte derivado por el futuro cierre del vertedero de Coll Cardús.

Otro de los cambios, radica en el cuadro de bonificaciones de esta tasa, proponiéndose uno nuevo, que pretende ser, para el teniente de alcalde, "un cambio pedagógico y didáctico". Las bonificaciones se reducen simbólicamente, "porque -según Vega- pensamos que en este ámbito la implicación de la ciudadanía es fundamental y necesaria para que se valore el servicio".

Por último, se incrementa un 0,5% la Plusvalía y el Impuesto sobre Construcciones y Obras, y un 10% las tasas por aprovechamiento del dominio público que gravan los cajeros de entidades financieras y la instalación de elementos y soportes publicitarios.

En conjunto, con estas Ordenanzas Fiscales la presión fiscal en Terrassa se mantiene en una línea de moderación. Las ordenanzas entran ahora en fase de exposición pública, y la aprobación definitiva se elevará al Pleno el próximo 21 de diciembre.