El Ayuntamiento de Terrassa inicia hoy las obras para estabilizar el talud de la riera del Palau

La actuación durará 12 meses y retornará la seguridad a la ronda de Ponent

Hoy lunes, 22 de mayo, empiezan las obras de estabilización del talud de la riera del Palau para devolver la seguridad a la ronda de Ponent. Los trabajos, que se iniciarán al tramo que va de la calle de Eugeni d'Ors a la calle de Joan d'Àustria, tienen una duración prevista de 12 meses, y cuentan con un presupuesto total de 1,6 millones de euros, correspondientes a los presupuestos de 2017 y 2018. La complejidad y la magnitud de la obra han obligado a dividir el trabajo en fases, y se aplicarán diferentes soluciones a los problemas de estabilidad que se detectaron en la zona, según las necesidades de cada lugar. La parte de la ronda de Ponent afectada por las obras va desde la avenida del Abad Marcet hasta el puente del Ferrocarril, el que supone una distancia de cerca de un kilómetro y medio.

Las actuaciones que se desarrollarán durante la ejecución del proyecto se agrupan en tres tipos. Por un lado, se llevarán a cabo medidas de protección de los taludes, también se implantarán sistemas de contención -es decir, se renovarán las barandillas- para mejorar la seguridad del tránsito, y, finalmente, se ejecutarán obras de urbanización, aprovechando los trabajos para mejorar las condiciones de algunas calles y, sobre todo, los espacios para los peatones.

A pesar de que los estudios geológicos han demostrado que los taludes son estables, los principales problemas de la zona provienen de la erosión provocada por el agua de las lluvias, causando ciertos desperfectos. Por este motivo, la primera de las actuaciones necesaria es la de proteger estas estructuras para impedir el proceso de degradación. Así, los taludes más afectados por la erosión serán recubiertos por una geomanta reforzada con malla metálica. Se trata de un elemento constructivo que cubre el talud afianzando las tierras, al mismo tiempo que mejora el sustrato por el crecimiento de vegetación, que también colabora de forma natural en la consolidación del terreno. De este modo, el replantat de vegetación y la aplicación de esta solución se adaptará a las diferentes necesidades de cada tramo afectado.

Por otro lado, la erosión de los taludes había reducido la fiabilidad de los elementos de contención, es decir, las barandillas de protección en caso de accidentes. Precisamente, este fue el motivo por el cual se tomaron las medidas de restricción del tránsito, para garantizar la seguridad de la ciudadanía. En este caso, también se han planificado tres soluciones para hacer frente a situaciones igualmente diferentes. En unos casos, la calzada se reforzará con una base de hormigón rematada con un pequeño muro. En una segunda solución, se construirá un voladizo, soportado sobre un sistema de pilotos. Y en una tercera opción, este sistema de pilotos estará reforzado por tramos que pueden soportar más pes.

Mejoras de accesibilidad

Aprovechando la ejecución de este ambicioso proyecto, se ha previsto la introducción de una serie de mejoras. La mayor parte de estas actuaciones están orientadas a mejorar las condiciones de accesibilidad y de paso de los peatones y de personas con movilidad reducida. Por este motivo, se aumentará la anchura de las aceras, se construirán vados adaptados y se mejorarán los espacios de parada de buses.

La empresa UTE Terrassa Ronda de Ponente ha sido la ganadora del concurso para la ejecución de este proyecto. Las obras han sido adjudicadas por un presupuesto de 1.621.708,55 euros.