El Ayuntamiento ha iniciado la última fase de limpieza de malas hierbas en la vía pública este julio

Se trata de la última fase del operativo programado este año, que se ha dividido en tres fases para limpiar progresivamente toda la ciudad, de norte a sur.

El Ayuntamiento de Terrassa realiza cada año una campaña para limpiar las hierbas adventicias, conocidas popularmente como "malas hierbas", que crecen de forma indiscriminada allá donde encuentran algo de tierra porque son muy invasoras. Para abastecer a toda la ciudad, el municipio se divide en tres zonas, que van de norte a sur, y desde el Ayuntamiento se planifican las actuaciones a realizar durante todo el año, en un calendario sometido a cambios en función de las inclemencias meteorológicas.

La última de estas fases para limpiar las hierbas de los alcorques del arbolado viario, de la vía pública y de los polígonos industriales ha comenzado este mes de julio y terminará a finales de septiembre. El calendario inicialmente contempla contemplar durante estas próximas semanas los barrios comprendidos principalmente entre los distritos 4 y 7, empezando por los barrios del Siglo XX y de Les Fonts.

Los trabajos se centran en eliminar las hierbas adventicias que perjudican a los pavimentos que, en algunos casos, los levantan hasta el punto de hacerlos poco transitables. Este trabajo consiste en recortar las hierbas, sin estropear el cuello del árbol. Sin embargo, la percepción de limpieza absoluta puede no deberse a la extrema capacidad de adaptación de estas plantas, que hace que, en poco tiempo, puedan ser abundantes en todas partes. Por este motivo, cuando durante la campaña se detecta un importante crecimiento en algunas zonas, se incrementa puntualmente el personal destinado en esta tarea de limpieza.

La actual normativa europea prohíbe el tratamiento químico de las especies vegetales urbanas para mejorar la salud de las personas, por lo que el trabajo de desbroce se realiza manualmente con una desbrozadora. Esto hace que sea difícil mantener las aceras libres de estas hierbas, que crecen en cualquier lugar ya sea en medio del asfalto, en el límite entre las viviendas y en las aceras o en los márgenes de las carreteras. Antes de que entrase en vigor la prohibición de herbicidas en las ciudades, en Terrassa se hacía un tratamiento de eliminación dos veces al año.