El Ayuntamiento inicia la licitación de las obras de la plaza y del nuevo equipamiento de la Maurina

Se prevé que los trabajos comiencen en otoño, con un plazo de ejecución de 13 meses

Logo Pla de Barris la Maurina

El Ayuntamiento de Terrassa ha iniciado la licitación de las obras de mejora de la urbanización de la plaza de la Maurina, las calles del entorno y de la construcción del futuro equipamiento cívico. Se trata de la actuación más emblemática del Plan de Barrios, que se tuvo que detener el año 2011 por problemas de financiación en relación a las aportaciones de la Generalitat. Tras la actualización del proyecto original, se ha vuelto a poner en marcha el proceso de ejecución de esta ambiciosa actuación. Las modificaciones que se han tenido que introducir en el proyecto han sido fundamentalmente condicionadas por los cambios normativos, como el nuevo tipo de IVA aplicable, que ha pasado del 18% al 21%; y algunos detalles también técnicos, como las especies vegetales que se plantarán en la actuación de jardinería o de las mejoras en la accesibilidad.

La obra más esperada del proyecto es la construcción del equipamiento cívico de la plaza de la Maurina, que culmina todos los programas y actividades que se han hecho en el marco del Plan de Barrios de la Maurina, entre los que destacan los desarrollados en el ámbito social. Así, se prevé la construcción de un edificio de tres plantas, que se ha proyectado asumiendo el reto de integrarse perfectamente en la plaza y adaptarse a los desniveles del espacio.

El nuevo equipamiento dará cobertura a las necesidades de las entidades de la zona, y potenciará y dinamizará la actividad cívica. El edificio contará también con servicios básicos de gestión y otras funcionalidades, como un espacio para cafetería, áreas de descanso o almacenes, entre otros. El objetivo es hacer un equipamiento y una plaza abierta a la ciudad.

La actuación prevista también incluye una importante intervención de reurbanización de la plaza. El proyecto de esta obra se ha diseñado en consonancia con las necesidades del nuevo edificio y para adaptarla a la inclinación del espacio, una dificultad añadida. Así, la plaza integra una parte del tejado del inmueble que tendrá una planta parcialmente enterrada. El obstáculo del desnivel de la plaza se ha superado con el diseño de espacios verdes con voluntad ornamental. En la reurbanización se prevé habilitar un espacio de centralidad adecuado para actividades al aire libre, así como para juegos infantiles.

El Equipo de Gobierno presentó al vecindario las obras de urbanización de la plaza de la Maurina y su entorno y el nuevo equipamiento en una sesión informativa que tuvo lugar en la misma plaza de la Maurina el 12 de noviembre de 2016.

Reurbanización del entorno de la plaza y mejoras de accesibilidad

El proyecto también introducirá modificaciones en las calles del entorno de la plaza, concretamente las calles del Franc Comtat y de Felip II, donde se mejorarán las condiciones urbanísticas en todos los sentidos, tanto de la configuración de las calles como de los servicios. Las obras permitirán la sustitución de los pavimentos y la reorganización de las calles, en los que se dará más prioridad a los espacios para los peatones y se corregirán los desniveles y las pendientes. Aprovechando la actuación, también se mejorarán servicios como el alcantarillado, el suministro de agua, el alumbrado público y, sobre todo, la red eléctrica. En la actualidad, la red de cables aéreos está desordenada y con carencias. La solución prevé la retirada de postes y el soterramiento o el grapado a las fachadas de la red, según los casos. Finalmente, en las calles indicadas también se realizará una plantación de árboles, la mejora del mobiliario público, con bancos o papeleras, una nueva señalización, así como barandillas y pasamanos en diferentes puntos del entorno de la plaza.

Todo este proyecto supone una mejora considerable en la accesibilidad, tanto a la plaza como al nuevo equipamiento. Esta cuestión ha sido una preocupación fundamental que ha llevado a suprimir grupos de escaleras y a diseñar los recorridos a partir de desniveles y rampas tan suaves como ha sido posible. En el equipamiento se han tenido en cuenta estas necesidades para el diseño de los accesos, pero también en su interior, con la instalación de un ascensor que superará también las fuertes pendientes de la plaza.

Se prevé que los trabajos puedan iniciarse en otoño de 2017. A partir de ese momento, el plazo de ejecución de todas las intervenciones es de 13 meses. De momento, y a la espera de la resolución de la adjudicación, el presupuesto reservado por el Ayuntamiento para este proyecto es de 3.236.194,89 euros. Esta actuación, como parte del Plan de Barrios, está financiada por el Ayuntamiento y la Generalitat de Catalunya, y está prevista en los presupuestos de los años 2017 y 2018.