El Ayuntamiento abre 596 expedientes sancionadores de residuos el 2018, un 217% más que el año anterior

El mes de septiembre se reforzó el equipo de inspectores para frenar el incivismo

Uno de los compromisos recogidos en el Pacto por la Limpieza y la Recogida Selectiva de Residuos es reforzar el servicio e intensificar las medidas contra el incivismo. Para dar cumplimiento, en septiembre se reforzó el servicio de inspección con la contratación de cinco personas (cuatro inspectores y un coordinador), para trabajar en horario por la tarde. Así, desde hace unos cinco meses, en Terrassa hay inspectores en la calle durante todo el día (por la mañana ya funcionaba un equipo) que comprueban in situ la gestión correcto de los residuos por parte de la ciudadanía, la detección de conductas incíviques y la denuncia de las personas que cometen las infracciones. Uno de los primeros resultados de este refuerzo ha sido el incremento de un 217% del número de expedientes sancionadores de residuos registrados el 2018, en comparación a los de 2017. En total, en 2018 se han abierto 596 expedientes, de los cuales 440 se han tramitado el último trimestre del año, coincidiendo con la actividad del nuevo equipo de inspectores por la tarde, que han realizar un total de 1.978 entrevistas a particulares y empresas para averiguar el origen de las infracciones detectadas.

El teniente de alcalde de Territorio y Sostenibilidad, Marc Armengol, explica que "la imposición de sanciones refuerza otras acciones contempladas dentro del Pacto por la Limpieza y la Recogida Selectiva para mejorar el servicio, como serían las inversiones realizadas para aumentar el personal, renovar la flota de vehículos y ampliar el sistema de recogida de carga lateral". Por Armengol, "el programa de inspección ha demostrado ser una buena herramienta de actuación y complementa las diferentes campañas de sensibilización y concienciación realizadas en este mandato, como la de «Terrassa Més Neta», que ha llegado cerca de 100 mil viviendas y ha superado la cifra de los 200 mil residentes".

De los 596 expedientes, 46 han sido abiertos a instancia de la Policía Municipal, con quien se trabaja de manera coordinada. Los agentes investigan, siempre que es posible, la responsabilidad de las infracciones que encuentran hablando con el vecindario y contribuyendo, así, a acabar con la sensación de impunidad que tienen algunas personas que hacen acciones incíviques pensante que nunca habrá consecuencias. Un total de 550 expedientes se han abierto por la intervención directa del servicio municipal de residuos.

El 66% de los 596 expedientes abiertos el 2018 han estado para hacer un uso incorrecto de los contenedores (154 para abandonar los residuos a la acera, 135 para dejar residuos que son objeto de un servicio específico y 107 para no depositar las diferentes fracciones en los contenedores específicos), a pesar de que también se han impuesto sanciones para dejar voluminosos a la calle sin concertar previamente su recogida (44) y para no gestionar los residuos comerciales de acuerdo con el que dicta la ordenanza (30).

El importe de las sanciones impuestas el 2018 ha estado de 182.000 euros, de las cuales 112.000 euros corresponden a los expedientes iniciados a partir de septiembre. Las multas más numerosas han sido las de 200 euros (447 expedientes), seguidas de las de 600 euros (59 expedientes), 250 euros (23 expedientes) y 300 euros (22 expedientes). Solo se han abierto 4 expedientes que superaban los mil euros ( de 1.080 a 16.800 euros).


Mayor control de los puntos críticos

El equipo de inspectores ha incrementado en el último trimestre del año la vigilancia en aquellos puntos donde hay más vertidos incontrolados, básicamente de muebles, escombros y desechos fuera del contenedor, para ejercer un mayor control. Actualmente, se han detectado 136 puntos en toda la ciudad. Se han hecho 49 intervenciones que han derivado en expedientes sancionadores y 76 actuaciones informativas. Los inspectores han realizado un total de 2.542 inspecciones.

En este mandato, el Ayuntamiento ha incrementado los recursos destinados a limpieza viaria y recogida de residuos en 10 millones de euros, el que ha permitido aumentar la plantilla de Eco-Equip en 70 personas, renovar parte de la flota y maquinaria, implantar el sistema de carga lateral y la colocación de nuevos contenedores. Actualmente, hay en la ciudad un total de 1.321 baterías de contenedores, una por cada 166 habitantes