El Ayuntamiento plantea un plan de transformación urbanística y funcional de las calles de Arquimedes y de Galileu

Este lunes se ha mantenido una reunión con vecinos y vecinas de ambos viales y la asociación vecinal de Ca n'Aurell para presentar las propuestas de actuación a medio y largo plazo

Para dar respuesta a la demanda de los vecinos de las calles de Arquimedes y Galileu, el Ayuntamiento de Terrassa presentó ayer por la tarde un plan de actuación progresivo de reducción del tráfico y de pacificación en estos dos viales. Según ha explicado la teniente de alcalde de Territorio y Sostenibilidad, Lluïsa Melgares, «los estudios que se han llevado a cabo para desarrollar el Plan de Movilidad reconocen el papel fundamental que todavía tienen estas dos calles en la movilidad en vehículo en la ciudad, por lo tanto no es posible aplicar un cambio drástico de este rol, no obstante, sí que planteamos algunas mejoras a medio plazo». En este sentido, el consistorio propone cambiar el aspecto de la calle de Arquimedes, eliminando la plataforma prefabricada a la altura de la plaza del Progrés y ampliando la acera, ganando espacio para las personas que se desplazan a pie. Por otro lado, en la calle de Galileu se plantea ampliar el espacio para el peatón con actuaciones tácticas en los tramos centrales, creando espacios accesibles y confortables peatonales por calzada, como la actuación realizada al puente del paseo del Comte d'Ègara.

Además, el Ayuntamiento contempla, como medida para reducir el volumen de de vehículos por este dos viales, abrir un nuevo recorrido desde el norte de la rambla d'Ègara para acceder al aparcamiento del Ajuntament-Mercat de la Independència. Por otro lado, el consistorio prevé llevar a cabo una campaña informativa para dar a conocer a las personas conductoras las actuales rutas de acceso a los aparcamientos públicos de la plaza del Progrés y del Ajuntament-Mercat desde la entrada en la ciudad por la plaza del Doré. Para Melgares: «A pesar de que este recorrido está permitido desde hace tiempo, la ciudadanía no lo conoce bastante y por eso continúa pasando por la calle de Arquimedes. Para solucionarlo, reforzaremos la comunicación porque los vehículos que tengan que acceder a los aparcamientos lo hagan utilizando la Rambla, de forma que se descongestionará la calle de Arquimedes».
Desde el Ayuntamiento se prevé también una campaña informativa para explicar las alternativas de tráfico como el uso de vías principales como la avenida de Àngel Sallent, la ronda de Ponent o la autovía Orbital B-40, por los vehículos que vienen de las autopistas y quieren ir hacia el norte de la ciudad. Esta ruta es mucho más eficiente respecto a otras alternativas que pasan por el centro de la ciudad, en cuanto al tiempo de recorrido.


Propuesta de futuro

El plan de futuro propuesto por el Ayuntamiento para las calles de Arquimedes y de Galileu, dibuja un nuevo modelo donde se eliminaría el tráfico de en los dos viales. No obstante, para ejecutar esta segunda fase del plan será necesaria la instalación de cámaras de control de tráfico, que el Consistorio prevé que podrían llegar en 2024, si cuenta con la aprobación del proyecto de movilidad que se ha presentado a la convocatoria de ayudas Next Generation de la Unión Europea.

Para ejecutar este plan, pero, la teniente de alcalde remarca que tendrá que contar con el consenso del vecindario, comerciantes y entidades de las calles, por el que «querremos realizar sesiones de participación con la ciudadanía, para implicarlos y tenerlos en cuenta en las diferentes propuestas para implementar las actuaciones». En este sentido, el Consistorio se ha comprometido a convocar nuevas reuniones de trabajo en los próximos meses para emprender este proyecto de futuro.

 

El cierre de la Rambla ha reducido el tráfico a menos de la mitad

A finales del año 2007 circulaban por la Rambla más de 30.000 vehículos en el día, haciendo de esta calle un lugar poco agradable para pasear y complicando la regularidad del servicio de autobús público, haciéndolo poco eficiente por el ciudadano. Para corregir esta situación, y también para mejorar las condiciones medio ambientales de la zona, el Ayuntamiento tomó la decisión de limitar el paso de vehículos por este vial, hecho que permitió mejorar notablemente la calidad del servicio de transporte público y a la vez utilizar el espacio sobrante de la calzada para ampliar aceras y hacer más confortables los desplazamientos a pie.

Desde su cierre en 2008, el Consistorio ha analizado periódicamente los datos sobre los niveles de tráfico en la Rambla y en las calles de Arquimedes y de Galileu, observar el comportamiento y la evolución. De este análisis, se desprende un dato clave: La intensidad de tráfico del conjunto de los tres viales se ha reducido además de la mitad, pasando de 48.000 vehículos/día en el 2007 a 21.500 vehículos/día este año.

También a la diagnosis del Plan de Movilidad, vigente y redactado al 2014-15, se recoge por primera vez una reducción del uso del vehículo a las estadísticas de movilidad de la ciudad. Según apunta, se pasa del 46% al 39% en el uso del vehículo por parte de la ciudadanía, principalmente por un incremento de cinco puntos porcentuales de la movilidad a pie y de dos puntos en el uso del transporte público.

En cuanto al tráfico de por Arquimedes y Galileu el estudio demuestra que, si viene es cierto que en un inicio muchos vehículos que acostumbraban a pasar por la Rambla derivaron su ruta por Arquimedes y Galileu, actualmente el tráfico en estos viales se acerca ya a niveles anteriores al cierre de la rambla de Ègara.

Este efecto de evaporación del tráfico se explica por la reducción de la capacidad del tráfico por la Rambla, acompañada de mejoras aplicadas en el resto de modalidades de transporte como por ejemplo:

• La ampliación del servicio de transporte público al 2009 y también posteriormente al 2019
• La ampliación de carriles bus y carriles bici por las avenidas
• Las diversas ampliaciones de aceras en conectores importantes o puntos estratégicos que han abierto facilidad mucho la movilidad a pie entre el centro y los barrios
• Las tres nuevas estaciones de tren
• Las semaforitzacions de cruces para favorecer la movilidad a pie en puntos conflictivos
• Las actuaciones de obras en los entornos escolares
• La reciente ampliación de las áreas de peatones del centro, que pretende continuar impulsando el crecimiento de la movilidad a pie, en transporte público y en bici o VMP en la ciudad