El Ayuntamiento pone en marcha nuevas actuaciones para mejorar la recogida orgánica de los residuos

El objetivo es incrementar la recogida selectiva y reducir la presencia de impropios a los contenedores de color marrón

El Ayuntamiento impulsa una serie de acciones para mejorar la calidad y la cantidad de la separación en origen de los residuos para llegar a los objetivos de reciclaje que marca la Unión europea y el Plan de Prevención y gestión de residuos de la ciudad, y que tiene que llegar a ser del 65% de los residuos que se generan al 2035. Actualmente en la ciudad la selectiva está en el 35%. Una de las medidas que se inicia ahora es el cambio de las tapas de 99 contenedores de orgánica por otras con una boca más pequeña para favorecer que solo se aboquen este tipo de desechos. Las bolsas domésticas para esta fracción habitualmente tienen una capacidad de menos de 30 litros y son pequeñas, porque están pensadas para tirarlas con más frecuencia, puesto que los residuos orgánicos son fácilmente degradables y, por lo tanto, enseguida desprenden malos olores. La boca de las nuevas tapas se adapta a esta medida de bolsa de forma que fácilmente se podrá depositar al contenedor marrón pero a la vez dificultará depositar residuos impropios.

Las actuaciones se centran en la fracción orgánica, que son los restos de comida, porque, a raíz de un estudio encargado por el Ayuntamiento, se ha constatado que en estos contenedores marrones se abocan muchos residuos no orgánicos y que tienen que ir a otros contenedores. Estos restos impropios se han ido incrementado hasta el 17%, cuando no tendrían que superar el 10% y esto indica que la calidad del que se recicla no es la adecuada. La cantidad de residuos que se abocan al contenedor marrón tampoco llega a las cantidades deseadas. El año 2020 se recogieron en Terrassa más de 8.500Tn de materia orgánica, una cifra que representa el 10,21% del total de los residuos generados, pero que todavía está lejos del objetivo del 38%.

Este cambio irá acompañado de una campaña divulgativa a pie de calle y por redes sociales para informar la ciudadanía de la importancia de separar en origen esta fracción, en una acción que va acompañada de material informativo de apoyo para fomentar la concienciación ciudadana sobre la importancia de la recogida selectiva y de incorporar un cambio de hábitos como, por ejemplo, depositar a diario la bolsa de orgánica al contenedor marrón, evitar el derroche alimentario, hacer cocina de reaprovechamiento, autocompostaje y comprar de manera responsable.

La sustitución se hará durante este mes a contenedores situados en la parte este de la ciudad. Si los resultados son satisfactorios, se valorará aplicar la medida al resto de contenedores de orgánica de recogida lateral de la ciudad.


Qué tenemos que tirar al contenedor marrón?

  • Restos de comida y de su preparación

peladuras de fruta y verdura
huesos y restos de carne
espinas y restos de pez, caparazones de marisco y moluscos
cascaras de huevo y de frutos secos
restos de comeida y comida en mal estado
restos de pan
marro de café y restos de infusiones
papel de cocina sucio
servilletas de papel sucios
pañuelos de papel

  • Restos vegetales de pequeñas dimensiones

ramos de flores
flores y hojas secas
malas hierbas
césped
pequeñas ramas de poda
hojarasca

  • Materiales compostables

bolsas compostables
otras materiales compostables

  • Otros materiales

tapones de corcho
serrín
virutas de madera natural
excrementos de animales domésticos sin camas ni arenas absorbentes
palillos y palos de helado, de comida china o de hacer pinchitos, etc