El Ayuntamiento señaliza el Camino de Santiago a su paso por la trama urbana de Terrassa

Los carteles, que incorporan el símbolo de la concha, también se instalarán en el parque de Vallparadís

Cartells Camí Sant Jaume

Terrassa es una de las ciudades incluidas en el tramo catalán del Camino de Santiago que, procedente de Barcelona y Sant Cugat del Vallès, continúa en dirección al Monasterio de Montserrat. Por este motivo, el Ayuntamiento ha empezado a implantar esta semana la señalización característica de la ruta jacobea por el itinerario que discurre dentro de la trama urbana y que es fruto de los dos caminos de Santiago que coinciden en Terrassa: el proveniente de la frontera francesa, y que viene de Sabadell, y el que procede de Barcelona, ​​y que entra por Terrassa por la riera del Palau y el parque de Vallparadís.

Los carteles que se instalarán incorporan el símbolo de la vieira en color amarillo dentro de un fondo azul y se instalarán en la ruta que va del final del paseo del Vint-i-dos de Juliol (esquina calle de Joaquim Vayreda) hasta la carretera de Ullastrell y la que circulará por el parque de Vallparadís. El primero de los trayectos pasa por la calle Major de Sant Pere, la plaza del Rector Homs, la calle de la Creu Gran, la calle de Sant Pere, la plaza Vella, la calle Major, la plaza de Anselm Clavé, la rambla de Ègara, la calle de Watt y la avenida de Àngel Sallent en dirección a Ullastrell. Los carteles también indican los tramos del itinerario que corresponden a la red de caminos viejos de Terrassa que enlazan con Sabadell, Vacarisses y Ullastrell.

En cuanto al parque de Vallparadís, se instalarán un total de 11 señales informativas, que estarán colocadas en una peana de madera y situadas muy cerca de los lugares más emblemáticos del parque, como el Museo de Terrassa, el Centro de Documentación y Museo Textil, el Castillo Cartuja de Vallparadís o el Conjunto Monumental de las Iglesias de Sant Pere.

Un poco de historia

La ruta del Camino de Santiago, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, tiene su origen a principios del siglo IX, cuando era utilizada por los peregrinos. Su afluencia propició la creación de iglesias, monasterios, fondas y hospitales. Las guerras hicieron decaer esta costumbre y no es hasta el siglo XX cuando se produce el renacimiento y el Camino es seguido por miles de peregrinos que lo hacen por motivos espirituales, turísticos, culturales o deportivos. La recuperación del tramo catalán se inicia en la década de 1980. Actualmente, está señalizado con postes de tres metros de altura con banderas azules, que es el color utilizado en las rutas jacobeas de Europa que llevan el símbolo de la concha o vieira, uno de los atributos de Santiago.