L'alcalde de Terrassa proposa al president de la Generalitat la creació d'un Consell de la Regió Metropolitana

Formado por los alcaldes y presidido por el presidente de la Generalitat, el nuevo órgano representaría un centenar de municipios y cinco millones de habitantes

Foto reunió Jordi Ballart i Carles PuigdemontEl alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, ha propuesto esta tarde al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, la constitución de un Consejo de la Región Metropolitana de Barcelona, ​​un órgano que representaría un centenar de municipios, con una población total de unos 5 millones de habitantes, en una zona que aporta aproximadamente el 68,4% del PIB de Catalunya y el 13,6% del español. Este nuevo órgano, que podría convertirse en un futuro gobierno de la Región Metropolitana, estaría formado por alcaldes y alcaldesas y presidido por el presidente de la Generalitat. Según ha manifestado Ballart en la reunión, primer encuentro institucional entre el alcalde de Terrassa y el presidente de la Generalitat, este órgano "supondría la unión de todos estos municipios en una única estructura que tendría peso y voz en decisiones políticas que afectan directamente al territorio, más allá de lo que es estrictamente el Área Metropolitana. Queremos que se visualice el peso de las ciudades de la segunda corona, por eso pedimos más implicación para participar en los debates sobre el futuro de la ordenación territorial del país y la planificación de sus insfraestructuras ".

"La Región Metropolitana de Barcelona", ha afirmado el alcalde, "está entre los diez ámbitos metropolitanos más grandes de Europa. Es, por tanto, una región clave, estratégica, de un gran peso demográfico y económico dentro de Catalunya y del Estado. Por ello, es clave que todos los municipios de la Región trabajemos juntos y dispongamos de un órgano que canalice todas las políticas de promoción económica y territoriales. No sólo eso, sino que, sobre todo desde el Consejo de la Región Metropolitana, debemos poner especial énfasis en las políticas de tipo social que aplicamos a nuestros municipios. Se trata de unir, no de dividir, ni de darnos la espalda unos a otros en decisiones que afectan a nuestras ciudades ", remachó el alcalde. Para avanzar en este proyecto, ha añadido que "es imprescindible que se acelere la Ley de Gobiernos Locales, que está atascada desde hace demasiado tiempo". Esta ley debe clarificar las funciones de cada nivel de gobierno, simplificar las estructuras administrativas y evitar duplicidades organizativas, y debe aportar ahorro y eficiencia en el sector público. Por este motivo, la propuesta del alcalde de Terrassa va en la línea de clarificar y definir competencias de los diferentes niveles de administración existentes en la Región Metropolitana ya que, según Ballart, "necesitamos ya, de forma urgente, la Ley de Gobierno local acompañada de una Ley de Financiación local ".

En el transcurso de la reunión, el alcalde ha entregado al presidente un documento que recoge los diversos temas que la Generalitat tiene pendientes con la ciudad de Terrassa en ámbitos como la educación, los servicios sociales, vivienda, salud, mejora urbana, equipamientos, y transportes y movilidad, entre otros. En este sentido, el alcalde ha remarcado la necesidad de disponer de los edificios de los institutos Can Roca y Les Aymeriges y de la Escuela Sala i Badrinas para que el alumnado y el equipo docente de estos centros puedan trabajar en unas condiciones de escolarización dignas, como se hace en el resto de equipamientos escolares de la ciudad. Ballart también ha pedido al presidente la implicación de la Generalitat de cara a buscar una solución a la situación económica del Hospital de Terrassa, que a 31 de diciembre de 2015 presentaba un déficit de 33 millones de euros, y la infrafinanciación del Consorcio Sanitario de Terrassa.

En cuanto a la B-40, Jordi Ballart ha explicado a Carles Puigdemont la voluntad del alcalde de recuperar el consenso en el territorio respecto a la finalización de la autovía. Y por último, el alcalde ha recordado que la Generalitat aún mantiene una deuda con la ciudad de Terrassa que, aunque se ha reducido considerablemente en los últimos meses, aunque es 9,3 millones de euros.

El alcalde ha valorado muy positivamente la reunión mantenida esta tarde en el Palau de la Generalitat, y ha destacado el clima de buen entendimiento y sintonía con el presidente, "un presidente que ha demostrado ser sensible a las demandas del mundo local", y a quien ha invitado a hacer tan pronto como sea posible una visita institucional en Terrassa.