La OFIMAPE ha atendido 443 hogares en riesgo de exclusión social en su primer año de funcionamiento

El servicio municipal de atención a la pobreza energética ha evitado 250 cortes y bajas de suministros desde enero de 2016

Vista aèria Terrassa

La Oficina Municipal de Atención a la Pobreza Energética y Promoción de la Eficiencia Energética (OFIMAPE) del Ayuntamiento de Terrassa, que se puso en funcionamiento en enero de 2016, ha atendido un total de 443 hogares con problemas con los suministros en el primer año de vida del servicio. El 75% de estos casos están en seguimiento de los acuerdos de pago y de las rebajas de las deudas. La OFIMAPE también ha negociado con distribuidoras y comercializadoras para evitar 250 cortes y bajas de suministros en hogares en riesgo de exclusión residencial. Esta cifra incluye el trabajo de regularización de conexiones irregulares a la red de suministros que pongan en peligro a las personas que viven en el hogar y/o el vecindario.

La concejal de Vivienda, Lluïsa Melgares, valora la OFIMAPE como "una herramienta para mejorar la calidad de vida de las personas de nuestra ciudad y garantizar el derecho a los suministros básicos". En este sentido, asegura que "en este año de vida de la Oficina, podemos decir que hemos logrado nuestros propósitos y seguiremos trabajando para garantizar que Terrassa siga siendo ciudad del bienestar".

La OFIMAPE ha conseguido llegar a diferentes acuerdos para rebajar las deudas de los usuarios, así como para restablecer los suministros que han sido dados de baja. Una de estas medidas es el pago fraccionado y adaptado a las posibilidades económicas de cada caso, un derecho que reconoce la ley 24/2015 en la relación contractual con las empresas. Además, se ha promovido el cambio del mercado libre al mercado regulado en 300 hogares.

119 viviendas detectadas con ineficiencia energética

El servicio municipal también lleva a cabo el servicio de promoción de la eficiencia energética en los hogares. Desde la OFIMAPE, se han revisado 119 viviendas detectadas con ineficiencia energética y realizado un total de 1.620 asesoramientos telefónicos. Todos los hogares en los que se realiza la revisión de promoción de eficiencia energética reciben un pack de material de bajo coste para aumentar la eficiencia energética del hogar, permiten un consumo más eficiente y un mayor confort de las personas. Este servicio se puede ofrecer gracias a las empresas que conforman el Almacén Eléctrico Solidario, que proporcionan al OFIMAPE este material a bajo coste. Las empresas solidarias de esta ciudad que forman parte del Almacén actualmente son: Elèctrica de Terrassa, Carol Automatismes, Comercial Fuente Gas, Grupo Decasa, y Fabregasa 1.929.

Como extensión de sus actividades de prevención, la OFIMAPE realiza talleres y conferencias con el objetivo de proporcionar a los ciudadanos diferentes herramientas que faciliten una mejor eficiencia energética en sus hogares. Coincidiendo con el primer año de la creación del servicio, se ofrecerá el ciclo de talleres y charlas 'Paga menos y vive mejor'. Este ciclo comenzará el mes de febrero en todos los distritos de la ciudad, que ayudarán a interpretar las facturas de gas y electricidad. El ciclo tendrá continuidad a lo largo del año.

Frente común para implicar a las suministradoras

Esta mañana, la concejala de Vivienda, Lluïsa Melgares, ha asistido al Palau de la Generalitat en el acto de presentación de un modelo común de convenio de colaboración que insta a las empresas de servicios básicos a luchar contra la pobreza energética. El convenio, que recoge diferentes compromisos por parte de las suministradoras, establece que estas se dirigirán a los servicios sociales municipales para solicitar su informe acreditativo antes de proceder a cualquier corte, así como también facilitarán a los usuarios toda la información relativa a sus derechos.

Para la concejala, este convenio "reafirma nuestro compromiso para garantizar los derechos de la ciudadanía más vulnerable, ahora en un frente común de las administraciones para tener más fuerza". El convenio, que contempla que las empresas suministradoras de gas y electricidad colaboren con las administraciones, "es -apunta Melgares- la corresponsabilidad que venimos pidiendo desde hace tiempo a estas empresas por parte de los ayuntamientos con el fin de proteger a la ciudadanía que sufre situaciones de exclusión y vulnerabilidad ". En este sentido, a partir de medidas como la aplicación de tarifas sociales, la condonación de la deuda acumulada o aportaciones económicas directas, las operadoras deberán cubrir como mínimo el 50% del coste de la pobreza energética, incluido el gasto que supone para a las administraciones la gestión de estas situaciones.