5.000 / 5.000 La Junta de Gobierno Local aprueba un protocolo de intervención municipal en caso de ocupaciones y usos irregulares de inmuebles

El objetivo es formalizar la línea de trabajo iniciada en 2016 para garantizar una actuación sistemática, coordinada y eficaz de los servicios involucrados

Roda de premsa Protocol ocupacions delinqüencials

La Junta de Gobierno Local ha aprobado este viernes 24 de mayo el Protocolo de actuaciones del Ayuntamiento en caso de ocupaciones y usos irregulares de inmuebles que provoquen alteración de la convivencia vecinal o del orden público, así como problemas de salubridad o de conservación y seguridad de los inmuebles.

Este protocolo sirve para detectar, prevenir y actuar ante las ocupaciones ilegales de forma transversal y coordinada de todos los servicios municipales. El objetivo es contemplar los mecanismos de intervención municipal para evitar ocupaciones irregulares que puedan generar riesgos para la seguridad y salubridad de las personas o problemas de relación ciudadana.

El alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, ha explicado que el protocolo: "Formaliza el trabajo realizado por el Ayuntamiento desde el año 2016 ante la necesidad de atender y minimizar los problemas de convivencia provocados por las ocupaciones delincuenciales en la ciudad, donde progresivamente se han ido estableciendo vías y canales para solucionarlas, dentro de la legalidad con la implicación y participación de distintos servicios municipales". Para el alcalde, este protocolo pone de manifiesto "el liderazgo de Terrassa en la gestión municipal de las políticas de vivienda y reafirma el compromiso al no consentir ningún tipo de ocupación delincuencial que pueda alterar la buena convivencia en nuestras calles y plazas".

Ya desde el año 2016, el Ayuntamiento, en el marco de las de Políticas Sociales de Vivienda, puso en marcha el Servicio de Intermediación en las Ocupaciones, con el objetivo de atender y minimizar los problemas de convivencia provocados por algunas de las ocupaciones detectadas. Desde entonces se ha ido trabajando para definir los criterios y procedimientos para tratar los casos y establecer vías y canales para solucionar, dentro de la legalidad y de acuerdo en cada momento de la normativa aplicable, diferentes protocolos internos de actuación y colaboración entre los distintos servicios municipales y con los agentes afectados.

El protocolo plantea la intervención municipal, en coordinación con otras administraciones cuando sea necesario, para ocupaciones delincuenciales, que generan riesgos objetivos para la salud, seguridad e integridad de las personas, con alta conflictividad o violencia explícita y de inmuebles que se destinan a vivienda, pero no cumplen las condiciones para disponer de la cédula de habitabilidad.

La hasta ahora conocida Mesa Técnica de Ocupaciones se transforma en la Comisión de Coordinación de Uso Anómalo de Viviendas, un órgano colegiado de trabajo orientado especialmente a hacer frente a los casos más complejos o que sobrepasan el ámbito de actuación propia de los servicios municipales. La comisión trabajará coordinamente con otras administraciones y podrá establecer grupos de trabajo, prevención o régimen sancionador.

La voluntad municipal, con la aprobación de este protocolo, es garantizar una actuación sistemática, coordinada y eficaz de los servicios municipales involucrados.

Los principios de actuación que rigen las actuaciones recogidas en el protocolo son: la intervención coordinada y colaborativa de profesionales con implicación en las acciones, la transversalidad y complementariedad de las actuaciones de los equipos y la garantía de confidencialidad y privacidad de todas las personas implicadas.

Mecanismos de intervención

El documento establece mecanismos de detección de intentos de ocupación y problemas de convivencia o conductas ilícitas generadas por personas ocupantes sin título habilitante. Por lo que respecta a los mecanismos de intervención, recoge las actuaciones que llevan a cabo los servicios municipales implicados. Primeramente, establece un mecanismo de atención e información a las personas propietarias y al vecindario, liderado por Políticas Sociales de Vivienda, que coordina las acciones con el resto de servicios y, en su caso, con otras administraciones.

También detalla las intervenciones en caso de intentos de ocupación definidas en el procedimiento de trabajo de la Policía Municipal, así como aquellas donde se dan problemas de convivencia o denuncia de conductas ilícitas generadas por personas ocupantes sin título habilitante. Este apartado incorpora, además, los mecanismos de intervenciones cuando la propiedad tiene la condición de gran tenedora o los casos de peligro inminente, donde se podrá realizar una declaración de inhabitabilidad del edificio u ordenar el desalojo cautelar inmediato.

Con este protocolo, el Ayuntamiento de Terrassa reafirma su liderazgo en la gestión municipal de las políticas de vivienda. En este sentido, durante los últimos años, destaca la puesta en marcha, en 2016, del Servicio de Intermediación en las Ocupaciones; la entrada en vigor del procedimiento normalizado de trabajo de Policía Municipal (PNT) en 2021, y la elaboración, en febrero de 2022, del protocolo de coordinació entre la Policia Municipal i el Sercicio de Políticas Sociales de Vivienda.