La urgencia para alcanzar la Ronda Norte centra la reunión que hoy han mantenido los alcaldes de Sabadell y Terrassa, Marta Farrés y Jordi Ballart

Los alcaldes de las dos ciudades acuerdan presentar al Ministerio una propuesta conjunta para alcanzar esta infraestructura

Cedida Ajuntament de Sabadell

El alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, y la alcaldesa de Sabadell, Marta Farrés, se han reunido esta mañana en el Ayuntamiento de Sabadell para tratar diferentes cuestiones de interés para ambas ciudades. En el encuentro, en el que Farrés ha trasladado a Ballart el resultado de la reunión que hace pocas semanas mantuvo en Madrid con el secretario de Estado de Infraestructuras, ambos alcaldes han acordado presentar conjuntamente al Ministerio una propuesta conjunta para alcanzar cuanto antes la B-40 entre las dos ciudades.

Para el alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, «es importante para la ciudad de Terrassa que la B-40 no acabe en una rotonda de la trama urbana, y se prolongue hasta la Ronda Oeste de Sabadell». Para Ballart, «que dos grandes ciudad como Sabadell y Terrassa puedan consensuar una propuesta conjunta, incrementará la presión a las administraciones competentes para terminar el trazado de una vía fundamental para el territorio, tanto para la mejora de la movilidad, como para consolidar la competitividad económica y empresarial de la zona ».

Tal como ha explicado Marta Farrés, la Ronda Norte -el tramo de la B-40 que unirá Terrassa con Sabadell y hará posible el enlace con Castellar del Vallès-"es una infraestructura urgente para el conjunto del territorio y así lo trasladamos al secretario de Estado en Madrid. En este sentido, hay que aprovechar el consenso entre los gobiernos de Sabadell y Terrassa, así como el apoyo de la Generalitat para continuar avanzando y reivindicando la Ronda Norte con el objetivo de alcanzarla lo antes posible ".

Aparte de la Ronda Norte, los alcaldes de Sabadell y Terrassa han abordado durante el encuentro otras cuestiones como el Plan de Movilidad del Vallés, que afecta a infraestructuras viarias y ferroviarias, y diferentes aspectos del ámbito sanitario. Precisamente sobre vías de comunicación, se ha hablado sobre el estado del proyecto de transformación de la N-150 en vía cívica, que favorezca la conexión segura a pie y en bicicleta entre ambas ciudades, y todo lo que conllevaría para la reordenación urbanística del territorio. Otro de los temas tratados, y con coincidencias entre las dos ciudades, es trabajar para que el proyecto de eje ferroviario del túnel de Horta, para que pueda ser una tercera conexión entre Barcelona y el Vallès Occidental que dé servicio tanto a la UAB , como a barrios de Sabadell y Terrassa que actualmente no disponen de servicio ferroviario, se mantenga. Finalmente, en este ámbito, también se ha tratado sobre el BRCAT Terrassa-Sabadell-Granollers (bus rápido Catalunya), que debe suponer un cambio significativo en la estructura de los servicios interurbanos de bus.

Sobre el ámbito sanitario, hay voluntad entre los dos máximos representantes políticos de facilitar la coordinación entre Terrassa y Sabadell para reforzar los centros sanitarios de ambas ciudades.

Asimismo, tanto Farrés como Ballart han coincidido en que hay que poner en valor la importancia de la comarca como referente en el conjunto del territorio, no sólo en población sino en cuanto a la necesidad de disponer de buenos servicios, evitando el centralismo o tener que desplazarse para según qué cuestiones a Barcelona.