Nuvas placas informativas para sensibilizar a las personas propietarias de perros que han de recoger les deposiciones de los animales

La sanción mínima contemplada en la ordenanza es a partir de 100 euros

Con el objetivo de recordar a las personas propietarias de perros que tienen la responsabilidad de recoger los excrementos que los animales dejan en las calles y plazas, el Ayuntamiento ha instalado a varios puntos de la ciudad unas placas metálicas donde se los informa de esta obligatoriedad. La frase elegida es «Hay que llevar el perro atado y limpiar las deposiciones. El incumplimiento puede comportar sanciones a partir de 100 euros». Esta es la sanción mínima tipificada a la Ordenanza municipal de tenencia y protección de los animales para llevar el perro desatado.

Las placas, que miden 60x90 cm, son de color azul y contienen un pictograma que reproduce la acción de una persona que lleva el perro atado y que deposita los excrementos del animal a la papelera. Se han instalado a las farolas porque sean basta visibles, y se han distribuido en 90 puntos de los espacios verdes y plazas más representativos de cada barrio, además de las avenidas principales y de los parques de Vallparadís y de Sant Jordi.


500 botellas de plástico, plegables y portátiles

Paralelamente, el Ayuntamiento repartirá 500 botellas de plástico, plegables y portátiles, que incorporan un mosquetón de aluminio para enganchar a las correas porque los propietarios puedan diluir con agua los orinsque los animales dejan en las calles. Tienen una capacidad de 400 ml y una medida de 12x26 cm.

Las botellas se repartirán, a partir de lunes, 27 de mayo, a las personas que formalicen la adopción de un animal al Centro de Atención de Animales Domésticos (CAAD). Su horario es de 9 h a 12,30 h y de 15 h a 17,30 h, de lunes a viernes. Los fines de semana y festivos es de 10 de la mañana a 14,30 h. Encontraréis más información en el web http://adoptam.terrassa.cat/. También se entregarán al servicio de atención al público del Centro de Documentación y Educación Ambiental (CDEA), situado en la calle del Pantà, 20, que es abierto de 9 h a 14 h. Solo habrá que acreditar que tienen un perro censado en Terrassa.

Toda esta información, que se enmarca dentro de la campaña Terrassa més Neta, se difundirá por la web municipal y las redes sociales del Ayuntamiento.

Por otro lado, recordamos que Terrassa cuenta con un registro de animales de compañía para controlar la población que hay al municipio de perros, gatos y hurones. Actualmente hay 11.204 animales censados, el 77% de los cuales (8.901) son perros.

La ciudad también dispone de ocho espacios de libre circulación de perros repartidos a los barrios de Can Aurell, la Maurina, Poble Nou, Vallparadís, Can Tusell y les Arenes, los cuales están situados a menos de un kilómetro de los barrios residenciales, a una distancia máxima de 15 minutos andando. En los próximos meses se habilitarán dos más: uno, que estará situado en el polígono de Can Petit, cerca del barrio de Sant Llorenç, y el otro al Parc de la Cogullada.

En estos lugares los propietarios tienen que velar por:

  • Procurar mantener el espacio neto y en buenas condiciones.
  • Recoger las caques del perro.
  • Evitar que el animal se pelee con otros perros (no puede salir del espacio sin atar).
  • Si es un perro potencialmente peligroso, hace falta que vaya atado y con bozal también dentro del espacio libre de perros.
  • Insistir en el hecho que el propietario es responsable de los daños que el perro pueda ocasionar a otros animales, personas o bienes.
  • Identificar el animal y censarlo al registro municipal del Ayuntamiento donde viva.
  • Incumplir la ordenanza puede comportar una sanción.

Hay que recordar que la inscripción de un perro, gato o hurón al registro de animales de compañía del Ayuntamiento se tiene que hacer en el plazo de tres meses contados a partir de la fecha de nacimiento, de adquisición o de cambio de residencia del animal a pesar de que, antes, el veterinario lo tiene que identificar con la implantación de un microchip. Además, es obligatorio que los animales lleven una placa identificativa donde figure tanto el nombre del animal, como los datos de la persona poseedora o propietaria.