Entra en vigor la nueva ordenanza de uso público de la Anella Verda

Esta normativa municipal regula los usos y el ejercicio de las actividades que se realizan como son el deporte, el turismo, la educación y el ocio

La Anella Verda cuenta, desde hoy, con una normativa municipal propia que ordena la frecuentación, los usos y el ejercicio de las actividades que hace la ciudadanía en cuanto al deporte, el turismo, la educación y el ocio, entre otros. La nueva ordenanza de uso público afecta a todo el suelo no urbanizable y, transitoriamente, también a los sectores perimetrales pendientes de desarrollo, y se alinea con la normativa actual del Parque Natural de Sant Llorenç, que ya cuenta con un plan de usos propio de la Diputación de Barcelona.

Consta de un total de 51 artículos, distribuidos en 8 capítulos diferentes, que recogen los distintos ámbitos como son las disposiciones generales de la normativa; la protección del patrimonio natural y rural; la regulación de las condiciones para el uso de los caminos públicos o de uso público y de la movilidad dentro de este entorno natural, así como velar por que los comportamientos no sean incívicos, de la celebración de actividades deportivas o de ocio (carreras, caminatas ...) y del control y vigilancia de su aplicación. El personal de medio ambiente que realice la función inspectora, supervisará que las conductas se ajusten a la norma y podrá pedir a la policía que ejerza las funciones de autoridad.

La nueva ordenanza regula, entre otros, estos aspectos:

  • Fauna y flora: la Anella Verda es el hábitat de diferentes especies de fauna silvestre, algunas de ellas protegidas, y también es el entorno natural donde se desarrollan actividades agrícolas, ganaderas, como puede ser el pastoreo y el paso de rebaños , el tráfico y trabajo de la maquinaria agrícola. Las personas usuarias deben mantener un comportamiento respetuoso para preservar este entorno.
  • Caminos: Para protegerlos y preservarlos hay que evitar que los vehículos estacionen en lugares no habilitados impidiendo el paso al resto de usuarios, o que se hagan usos que puedan afectar o estropear el dominio público.
  • Ir a pie: debe hacerse por los caminos o senderos existentes. Está prohibido abrir nuevos viales y también cruzar y pisar los campos de cultivo y sus márgenes.
  • Desplazarse en bicicleta: circular por los caminos que tengan una anchura igual o superior a los tres metros, evitando los derrapes, no superando los 30 km/h y respetando siempre la preferencia de los peatones. Los ciclistas no pueden ir por senderos, campos a través, roquetares, rieras y torrentes.
  • Circular con vehículos a motor por los viales de anchura igual o superior a 4 metros, excepto en los tramos cerrados o prohibidos, fuera de los caminos por los cortafuegos, las vías forestales de extracción de madera, lecho seco y torrentes y rieras. La velocidad máxima es de 30 km y es aconsejable conducir de manera eficiente (apagando el motor cuando el vehículo esté detenido, arrancarlo con un arranque suave, utilizando el freno motor para reducir velocidad y no hacer frenadas bruscas...)
  • Pasear con perros. Los animales de compañía deben ir atados para evitar problemas con otras personas usuarias, para no estorbar a los rebaños y para evitar que invadan los campos de cultivo. Además, las personas propietarias deben recoger las deposiciones de sus animales del camino y, también, de las áreas de estancia. Sólo pueden ir desatados en los lugares habilitados, o que sean privados y cerrados, y si son perros de caza, pastores y policía que participan en actividades autorizadas.
  • Residuos: Las personas usuarias de la Anella Verda deben llevarse los desechos que generen y dejarlos con los contenedores correspondientes, una vez lleguen a la ciudad.
  • Ruidos: Hay que evitar ruidos innecesarios y los comportamientos o conductas que sean ruidosos, que perturben el equilibrio del medio natural y que moleste a las personas.
  • Restos vegetales. Su crema está prohibida, aunque de forma excepcional se puede autorizar si es por motivos fitosanitarios en árboles y para eliminar restos de poda.


También recoge las prohibiciones de:

  • Tirar cohetes, fuegos artificiales y objetos que puedan originar un fuego. Los fuegos de recreo deben ser autorizados por la administración competente y cumpliendo siempre con las medidas de prevención de incendios forestales.
  • Las carreras con vehículos de motor
  • La liberación aérea de objetos, tipos globos o farolillos.
  • La acampada libre, la instalación de tiendas de campaña, el aparcamiento y pernoctar en vehículos, furgonetas, autocaravanas o caravanas, fuera de las zonas habilitadas al efecto.
  • La construcción y ocupación de cabañas o de otras estructuras

El incumplimiento de la normativa comporta unas sanciones, calificadas de muy graves, graves y leves, que pueden llegar a los 3.000 euros. Para compensarlo, la ordenanza plantea realizar horas de compromiso social sustitutorio para realizar determinadas actividades dentro del ámbito del medio ambiente, deportes, limpieza de la vía pública, parques, jardines y bosques, entre otros. Es de carácter voluntario, gratuito y sólo se contempla por las infracciones graves y leves.

 

Un entorno natural de 4.400 hectáreas

La Anella Verda es todo el espacio no urbano de Terrassa, de 4.400 hectáreas, que representa el 65% de todo el término municipal, con el que el Ayuntamiento quiere garantizar la pervivencia de los conectores ecológicos que protegen a la ciudad, recuperar las funcionalidades económicas de los campos, promoviendo la actividad de las masías y del sector primario y fomentando un uso social y responsable de todo el entorno natural.

Uno de los elementos más singulares es el camino circular de 35 km que da la vuelta entera al término municipal y que transita por lugares de elevado interés paisajístico y patrimonial. Desde la ciudad se accede con facilidad a través de las puertas de la Anella Verda y de los caminos históricos que conectan con este itinerario.