Policía Municipal y Protección Civil registran medio centenar de incidencias relacionadas con la fuerte lluvia

La mayoría de las intervenciones registradas respondieron a tapas de alcantarillado obturadas o que saltaron, pequeños deslizamientos o árboles caídos

La Policía Municipal de Terrassa intervino ayer en una quincena de incidencias relacionadas con el episodio de fuerte lluvia que precisó poner el Plan de Emergencia Municipal en fase de Alerta por parte del alcalde de Terrassa, Jordi Ballart.

En cuanto a Protección Civil del Ayuntamiento de Terrassa, el servicio registró una cuarentena de incidencias en la vía pública, tales como afectaciones semafóricas o pequeñas goteras y filtraciones de agua en equipamientos o centros educativos. Los semáforos que sufrieron alguna avería fueron uno ubicado en la carretera Matadepera y otro en el cruce semafórico de Béjar con Ancianitat.

Entre las 16.45 hy las 22 h, la Policía Municipal recibió una decena de avisos relacionados con incidencias en varias tapas de alcantarillado que se vieron afectadas por la intensidad de la lluvia, así como tres árboles caídos en la vía pública. A las 17.15 h, se recibió el aviso de un árbol caído en la calle Guadiana sobre un vehículo, que acabó dañado. En la calle Rossinyol también cayó un árbol en la vía pública dificultando el tráfico sin causar daño alguno a vehículos, y finalmente otro árbol en la calle de Holanda que cayó en la vía pública ocasionó daños a tres vehículos estacionados.

A las 18.30 h la Policía Municipal intervino junto a Bomberos de la Generalitat en el desprendimiento de una fachada por unas obras en un edificio de la calle de Núria, donde la circulación de la calle se vio afectada hasta la finalización de las reparaciones pertinentes. Alrededor de las 19 h, la Policía Municipal fue requerida debido al desprendimiento de una de las planchas del techo del Pabellón de Can Jofresa, donde fue necesario evacuar a 200 personas del interior para evitar posibles situaciones de riesgo y ninguna persona resultó herida. Al parecer, la obturación de los desagües de la cubierta provocó la concentración de agua que produjo una sobrecarga de peso, rompiendo una de las sujeciones de la cubierta, haciéndola caer. Técnicos municipales han visitado esta mañana la instalación para evaluar los daños y han determinado que la estructura del equipamiento no está comprometida y que la afectación se concentra sólo en una parte de esa cubierta. Desde el Ayuntamiento ya se trabaja tanto en la reparación para las próximas semanas, como en la reubicación de la actividad programada en otros equipamientos deportivos de la ciudad.

Otras incidencias registradas estuvieron derivadas de la acumulación de agua en la carretera con afectación al tráfico, como en la Carretera de Olesa, donde una unidad policial cortó a las 19.45 h el sentido de circulación en dirección La Maurina en la rotonda de la carretera de Olesa con ronda poniente hasta las 20.30 h aproximadamente.

En términos cuantitativos, la lluvia acumulada durante toda la jornada de ayer registró según el Servei Meteorològic de Catalunya 95,8l/m2, sin diferir de otros episodios de lluvia vividos en los últimos años. De hecho, si lo comparamos con el pasado 13 de junio de 2023, cuando Terrassa vivió un fuerte temporal de lluvia que precisó activar en fase de emergencia el Plan de Emergencia Municipal por riesgo de tiempo violento, registró un acumulativo de 81,5l/m2 en sólo dos horas (de 15 ha 17 h).