PSC y CiU firman un pacto sólido, estable y flexible para garantizar una gobernabilidad progresista que dé soluciones a los principales problemas de la ciudad

Las dos formaciones expresan su satisfacción por la capacidad de diálogo de los dos partidos para lograr un pacto de gobierno fuerte y validado por las respectivas militancias

El alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, el portavoz del Grupo Municipal de CiU en el Ayuntamiento de Terrassa, Miquel Sàmper, y el portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Terrassa, Alfredo Vega, han presentado hoy el pacto entre ambas formaciones en el que se basará la acción del gobierno municipal a partir de ahora. La plasmación de los acuerdos recogidos en el pacto se concretará en un Plan de Actuación Municipal que se cerrará antes de acabar el año.

"Este pacto es un acto de madurez democrática que nos da una sólida mayoría para impulsar lo que los ciudadanos y las ciudadanas se merecen: un buen gobierno que nos dé estabilidad y fortaleza para afrontar cambios y dar soluciones a los principales problemas de la ciudad". Con estas palabras se ha referido el alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, al pacto firmado y presentado hoy.

Para el alcalde, la esencia del pacto es una muestra de "la fórmula Terrassa, que siempre nos ha dado buenos resultados a la ciudad, basada en sumar y en incluir para conseguir un gobierno estable, sólido y fuerte, con el máximo consenso."

Ballart ha destacado la capacidad de diálogo de las dos formaciones para lograr este pacto, que, ha afirmado, también tendrá un margen para las discrepancias pactadas, especialmente para lo que respecta a las decisiones en el ámbito de la política nacional, para ofrecer una posición flexible, abierta y facilitadora ante el proceso político que actualmente vive el país. En este sentido, el alcalde ha agradecido "la honestidad intelectual y política de Sàmper para hacer posible este acuerdo, entre partidos que hemos sido alternativa de gobierno en la ciudad y en el país."

El portavoz de CiU y desde ahora segundo teniente de alcalde, Miquel Sàmper, ha puesto especial énfasis en el caracter social y progresista del pacto: "Este no es un pacto para traer el PSC hacia la derecha. Es un pacto riguroso, pensado para las personas, con un partido social que quiere llevar a cabo políticas progresistas", ha afirmado el portavoz de CiU.

Sàmper ha lanzado un mensaje de tranquilidad hacia la ciudadanía y ha asegurado que este objetivo se verá reflejado bien pronto, "porque la política más social de todas será dar puestos de trabajo a las personas." Con la entrada de CiU en el gobierno, Miquel Sàmper asumirá la responsabilidad política del área de Desarrollo Económico, Industria y Ocupación, hasta ahora en manos del alcalde, un ámbito que fue eje central de la formación durante la pasada campaña para las elecciones municipales.

El portavoz de CiU en el Ayuntamiento también ha mostrado su satisfacción por el acuerdo logrado, "hecho que demuestra que con buena voluntad se puede conseguir acercar posturas divergentes", ha dicho Sàmper, que ha añadido que "después de las elecciones del 24 de mayo y con un ayuntamiento atomizado, tenemos que gobernar desde el pacto y desde el diálogo."

Por su parte, el portavoz del PSC en el Ayuntamiento, Alfredo Vega, ha destacado el trabajo y el diálogo leal que se ha realizado, basado en los programas de los dos partidos firmantes, "con la responsabilidad y la voluntad política de responder al compromiso adquirido con la ciudadanía".

Vega ha afirmado que "no se trata de un pacto desde la comodidad política" y que "si hay algo que los ciudadanos y ciudadanas esperan de unos comicios es tener un gobierno que dé respuesta a los graves problemas que tenemos."

En este marco de diálogo, el alcalde y los dos portavoces han expresado su apertura y receptividad al resto de fuerzas políticas presentes en el consistorio, para llevar a cabo actuaciones de consenso en favor de la ciudadanía.

El pacto se concreta en varios acuerdos, basados en los tres pilares principales del gobierno municipal: los derechos civiles, la cohesión social, el derecho a la vivienda y la calidad de vida; la creación de nuevos puestos de trabajo, y la ética, la transparencia, la proximidad y la participación ciudadana.

Con la firma del pacto entre PSC y CiU, el cartapacio municipal tendrá varios cambios: además de la segunda tenencia de alcaldía que asume Sàmper, la concejalía de Deportes pasa a manos de Dani Nart, mientras que Meritxell Lluís será la concejal de Ciudadanía y Calidad Democrática, así como también la responsable de la nueva concejalía de Capacidades diversas y Accesibilidad, además de concejal del Distrito 1.