Terrassa apagará mañana la iluminación de cuatro edificios una hora para sumarse en La Hora del Planeta

Las fachadas del Ayuntamiento y del Castell Cartuja de Vallparadís, como también la chimenea de la Bòbila Almirall y el monumento a la Dona Treballadora, se apagarán de 20.30 a 21.30 h

La Hora del Planeta es una campaña de alcance mundial que se visualiza con el apagón generalizado de los edificios internacionales más emblemáticos, con el objetivo de sensibilizar la ciudadanía sobre la necesidad de proteger el medio ambiente. Terrassa siempre se ha adherido en esta iniciativa que está promovida por el Fondo Mundial para la Natura (World Wide Fond for Nature, WWF). Este año, y como el año pasado, los edificios que mañana dejarán de tener luz durante una hora (de 20.30 a 21.30 h) serán las fachadas del Ayuntamiento y del Castell Cartoixa de Vallparadís, además de la chimenea de la Bòbila Almirall y el monumento a la Dona Treballadora. El apagón eléctrico se amplía, también, a la ciudadanía y otros colectivos que se quieran sumar.

El lema de esta edición es ‘Muévete Por El Planeta', para reivindicar la necesidad urgente de actuar para parar y revertir la pérdida de biodiversidad por el año 2030 y también para recordar el concepto One Health (una sola salud), puesto que la pandemia ha evidenciado que solo podemos vivir sanos en un planeta que también lo sea. Por este motivo, durante los días previos al apagón eléctrico la organización ha impulsado la campaña #KMPorElPlaneta, que consiste a complementar, con una carrera virtual, los 40.000 kilómetros que conforman el perímetro de la Tierra.

Con esta acción simbólica, desde el Ayuntamiento se quiere subrayar la importancia de implementar políticas reales para responder al cambio climático. Precisamente, el pleno ordinario de hoy ha aprobado el Plan de Acción por la Energía Sostenible y el Clima (PAESC, 2022-2030), que se enmarca dentro de la voluntad del Equipo de Gobierno de establecer políticas que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero, que están asociadas al uso de combustibles fósiles, y para hacer una transición energética que implicará un cambio de modelo energético y de consumo,

La Hora del Planeta nació en la ciudad australiana de Sidney, en 2007, y se ha celebrado de manera ininterrumpida, incluso en 2020 en que la pandemia obligó a hacerlo virtualmente. Este certamen se ha convertido en uno de los movimientos mundiales más grandes en defensa del planeta gracias a la difusión de este gesto simbólico para llamar la atención sobre el grave problema del cambio climático. Desde entonces, participan miles de ciudades de casi 200 países, que en pasadas ediciones apagaron más de 17.000 monumentos y edificios emblemáticos de todo el mundo.