Terrassa apuesta por los pasillos de peatones para mejorar la movilidad a pie y la seguridad

Es una medida transitoria, previa a la urbanización definitiva de las calles, para moderar la velocidad de los vehículos

En las últimas semanas, calles como los de Martin Díez, Col·legi, Tibidabo, Ciutat de Pàmiers y d'Albí han visto modificada la señalización horizontal en algunos de sus tramos con la incorporación de los pasillos de peatones. Con esta actuación el Ayuntamiento consigue mejorar la movilidad a pie, pacificar el tránsito y moderar la velocidad de los vehículos cumpliendo, de este modo, con las condiciones de continuidad, conectividad, seguridad y accesibilidad que prevé el Plan de Movilidad Urbana de Terrassa 2016-2021. Los pasillos de peatones son una solución temporal previa a la actuación urbanística definitiva que se aplica en aquellos ejes donde hace falta una ampliación de la acera.

La normativa vigente de Accesibilidad contempla que para que una calle sea considerada accesible tiene que tener una acera mínima de 1,80 metros, que permite estrecharla puntualmente a 1,50 metros. Actualmente, el 30% de las aceras de la trama urbana de Terrassa tienen una anchura inferior a 1,50 metros y sólo un 10% tienen una anchura inferior a 90 cm, lo cual impide ir con un cochecito infantil, una silla de ruedas o, incluso, que se puedan cruzar dos personas a pie por la acera. Las anchuras de acera requeridas por la normativa de accesibilidad obligan en calles inferiores a 7 metros a hacer soluciones de plataforma plana donde acera y calzada están al mismo nivel. Tanto esta inversión como una ampliación de acera requieren un gran presupuesto económico. Los pasillos de peatones representan una medida transitoria previa a la urbanización definitiva.


Una red de 17 itinerarios prioritarios

Por otro lado, estas actuaciones contribuyen a dotar la ciudad de una red de itinerarios prioritarios que faciliten y resulten atractivos para ir a pie. Actualmente, Terrassa tiene un total de 17 de estos itinerarios repartidos entre los barrios del Centre, Cementiri Vell, La Maurina, Ègara, Las Arenas-La Grípia-Can Montllor, Ca n'Aurell, Torre-Sana, San Pere, La Cogullada, Pla del Bon Aire y el polígono industrial de Santa Eulàlia.

El Plan de Movilidad Urbana de Terrassa 2016-2021 contempla medidas para reducir la contaminación, el ruido, las emisiones de gases de efecto invernadero y el consumo de energía para mejorar la salud de las personas modificando, por ejemplo, sus hábitos de movilidad cotidiana hacia otros modelos más activos, y también mejorando la accesibilidad y la autonomía para los colectivos más vulnerables.