El TEI consigue la reducción de cerca de 2.000 toneladas de emisiones de CO2 anuales en la ciudad

El Ayuntamiento de Terrassa ha conseguido un ahorro de cerca del 80% del consumo energético con la renovación del alumbrado público con tecnología LED

El Ayuntamiento de Terrassa ha conseguido reducir casi el 80% (78,9%) del consumo energético anual del alumbrado público a través de la renovación con lumbreras de tecnología LED. Esta medida, acción principal del proyecto Terrassa Energía Inteligente (TEI), ha conseguido ahorrar 12.499.682 kWh anuales, pasando de los 15.663.723 kWh a los 3.164.041 kWh, lo que equivale a una reducción anual de 1.874,95 Toneladas de CO₂.

Antes del inicio de los trabajos, la práctica totalidad de las lumbreras de la ciudad eran de diferentes tecnologías energéticamente desfasadas, como el vapor de mercurio (actualmente prohibidas), el vapor de sodio, el halogenuro metálico y otros. Con la aplicación del TEI, se han cambiado un total de 28.906 lumbreras, se han reducido, por unificación, 53 cuadros, y se han eliminado dos, pasando de 411 a 356. Con la aplicación del TEI, también se ha homogeneizado el alumbrado público, hecho que también supone un mayor ahorro energético.

La teniente de alcalde de Territorio y Sostenibilidad, Lluïsa Melgares, destaca que «hemos ejecutado el TEI tal y como estaba previsto y con buenos resultados, con la consolidación de los objetivos de la reducción de emisiones de CO₂ y del consumo energético y con el posicionamiento de la ciudad como adalid en el uso de tecnologías de ciudad inteligente en el ámbito de la energía. Con la renovación del alumbrado hemos conseguido un ahorro de las emisiones de CO2 equivaliendo al consumo eléctrico de unas 3.700 viviendas en el año».

Placas fotovoltaicas y autoconsumo

Otra acción destacada del TEI es la instalación de placas fotovoltaicas en algunos edificios municipales para promover el autoconsumo. De acuerdo con la tendencia establecida durante los últimos meses, al final de la concesión se conseguirá una reducción de 53.396 T en las emisiones de CO₂, en línea con la estimación hecha al inicio del proyecto de un ahorro de 5.699 T de CO2 anuales.

En total, se han instalado placas fotovoltaicas en 12 edificios públicos:

• Ayuntamiento (Arrabal de Montserrat)
• Escola Ponent
• Escola Isaac Peral
• Escola Ramón y Cajal
• Escola Vallès
• Teatre Alegria
• Funerària
• Biblioteca D4
• Centre Cívic Montserrat Torre-Sana Vilardell
• Escula Bisbat d'Ègara (Primaria)
• Escola de Música
• Escola Font de l'Alba

El objetivo es llegar a una producción anual de 905.548, 98 kWh y, por lo tanto, a una reducción de 135,83 T de CO₂. Este último año, pero, debido a la puesta en marcha de las nuevas instalaciones, se ha llegado a una producción de 795.600,08 kWh, de los cuales se han autoconsumido 363.177 kWh.

Novedad en la app Cuidem

Recientemente, se ha incorporado una tipología de incidencia a la aplicación móvil Cuidem Terrassa para comunicar las alertas de alumbrado. De este modo se gana inmediatez, puesto que la demanda llega directamente al servicio. Hasta ahora, estas gestiones se podían hacer a través del teléfono de urgencias 24 horas (900 877 067), a través del 010 o la Sede electrónica.

Desde el día 1 de julio -cuando entró en funcionamiento esta nueva tipología de incidencia a la app- hasta medios de septiembre, se han registrado un total de 157 incidencias de alumbrado a través del Cuidem, el que supone un 27% de las incidencias totales de alumbrado. El objetivo es que de aquí en un año, el 50% de las alertas de luz ya entren por el Cuidem.

Cobertura total con la red de banda ancha municipal

Un otros de los objetivos del TEI es la creación de una infraestructura sepultada de telecomunicaciones que, complementando y ampliando el existente, asegure que ningún punto del casco urbano de nuestra ciudad es encuentre a una distancia superior a los 300 metros de la red de banda ancha municipal. Para conseguir este hito, se han identificado los cuadros de mando del alumbrado público que permitan cubrir estas zonas y no dejar ningún punto de la ciudad sin este nivel de conectividad (<300 m).

El resultado ha sido la conexión con fibra óptica de 40 cuadros de alumbrado público en la red de banda ancha municipal. Este hito permite:

• Reducir potencialmente los costes de conexión en la red de banda ancha de cualquier nueva equipación o infraestructura que lo necesite.
• Asegurar el despliegue de redes de telecomunicaciones inalámbrica, por ejemplo, el Wi-fin ciudadano, garantizando la potencia y los anchos de banda de las conexiones, gracias a disponer de un punto muy próximo de conexión a la red de banda ancha municipal.
• Facilitar la conectividad de infraestructuras y/o sistemas urbanos que necesiten grandes anchos de banda para su funcionamiento, como, por ejemplo: cámaras de cualquier tipo y funcionalidad, controladores semafóricos o cualquier armario de control de servicios urbanos, instalados a la vía pública.

La regidora de Tecnología y Sistemas de Información, Ona Martínez, asegura que "el proyecto Terrassa Energía Inteligente es el paradigma de como la tecnología puede mejorar la vida de la ciudadanía. Evidencia el poder transformador de la tecnología si la ponemos al servicio de la gente, como esta, aplicada a la gestión de las ciudades, se pone al servicio de la ciudadanía mejorando su calidad de vida y contribuyendo a lograr grandes objetivos globales, como es la lucha contra la crisis climática".

La extensión de la red de banda ancha municipal asegura el despliegue de las tecnologías de Internet de las cosas (IoT), dado que permite disponer de una parrilla muy densa de puertas de enlace a la cual se conectarán contadores, contenedores, papeleras, juegos infantiles, controles de acceso, etc. En definitiva, cualquier objeto que pueda aportar información de utilidad sobre su nivel de funcionamiento, posición, disponibilidad, etc. Algunos casos prácticos actualmente en curso:

• Sistemas de lectura remota de los contadores de agua de las equipaciones e infraestructuras municipales (actualmente en curso de instalación, 250 lectores) que en potencia se podrían desplegar sobre los más de 80.000 contadores de agua existentes. También permitirá conectar sensores de presión y otros tipos de dispositivos de la red de abastecimiento de agua.
• Sensores del nivel de llenado de los contenedores de vidrio que permitirán ajustar los servicios de recogida, minimizando el impacto de la misma sobre la vida de la ciudad.
• Sistemas de riego con control centralizado.

Datos económicos del TEI

Después de hacer el estudio de necesidades, el Ayuntamiento calculó que la aplicación del TEI (cambio de alumbrado público y de edificios municipales, placas fotovoltaicas y fibra óptica) supondría una inversión estimada de unos 25 millones de euros. Para evitar un endeudamiento, el Consistorio optó para hacer un contrato con la empresa IMESAPI. Según el acuerdo, IMESAPI hacía la instalación en un año y, posteriormente, durante los 15 años consecutivos, el Ayuntamiento devolvería la inversión hecha a la compañía.

La fórmula para hacer efectivo este pago tiene dos vertientes. Por un lado, cada trimestre el Consistorio hace un pago a IMESAPI. La retribución total de la gestión energética por el correcto funcionamiento de la instalación es de aproximadamente 18 millones de euros desde 2021 y durante 14 años. Para el Consistorio, se trata de una inversión neutra, puesto que se asume el pago con el ahorro generado por la aplicación del TEI (principalmente por los ledes del alumbrado público).

Por otro lado, se hace una retribución mensual a IMESAPI por el mantenimiento del alumbrado y las placas fotovoltaicas. En 15 años, el Consistorio pagará a la empresa un total de 7.543.706 euros más IVA.

El proyecto TEI incorpora un sistema de control, medida y verificación de los ahorros que asegura un retribución justa y correcta al concesionario. Se trata de un contrato de servicios energéticos que basa su funcionamiento en la sostenibilidad de unas inversiones mucho muy estudiadas. A diferencia del sistema tradicional de pago fijo de estos servicios, el proyecto TEI incorpora un sistema de medida de la calidad del servicio y vincula una parte del importe de esta retribución a la excelencia del mencionado servicio. Esta medida asegura que el Ayuntamiento paga por los servicios que recibe. El nuevo modelo de relación entre el Ayuntamiento y la empresa concesionaria requiere la integración de las herramientas de gestión del concesionario y la puesta en funcionamiento de instrumentos de sensorització y monitorización de los sistemas para hacer un seguimiento directo de los servicios.

La Revolución Verde

Lo TEI es un proyecto que también forma parte de la Revolución Verde, las medidas que desde el 2019 se están aplicando en Terrassa en varios ámbitos, encaminadas a la reducción de la accidentalidad, del ruido y del consumo energético, una mejora de la calidad ambiental y de la habitabilidad de las calles.

El proyecto TEI, contempla los siguientes ámbitos de actuación y parámetros iniciales:

• Alumbrado del espacio público
• Alumbrado interior edificios municipales
• Placas fotovoltaicas en edificios municipales
• Despliegue de la fibra óptica

Histórico

El proyecto TEI tiene su origen en 2008 cuando, en la celebración de un Pacto de Alcaldes sobre el Clima y Energía, impulsado por la Unión Europea (UE), se establece el compromiso de reducir el 2020 el 20% de emisiones de gases del efecto invernadero. El noviembre de 2013, el Ayuntamiento presentó el proyecto ‘Terrassa Energía Inteligente' como una gran actuación simultánea en varias áreas encaminada a la mejora de la eficiencia y el ahorro energético. El 2015 encargó un estudio inicial, subvencionado por el Fondo Europeo de Eficiencia Energética, con el cual se realizó un exhaustivo inventario y auditoría de los puntos de luz y la renovación del alumbrado. También una auditoría de eficiencia energética de los edificios y estudios sobre la implantación de energías renovables en la ciudad.

El proyecto se enmarca dentro de los objetivos estratégicos definidos en el Plan Director Terrassa Smart City, que son principalmente dos, la reducción del total de las emisiones de CO₂ producidas por la Corporación Municipal y avanzar en la generación y el autoconsumo de energías renovables, un compromiso del equipo de Gobierno.