Los casales de verano municipales empiezan con cerca de 1.900 niños y jóvenes

600 participantes iran a los casales becados por el Ayuntamiento

activitat de lleure

Este lunes, 26 de junio, han empezado los casales de verano que organizan 17 entidades de ocio de la ciudad, bajo la coordinación del Ayuntamiento de Terrassa, y que tendrán una duración variable que puede ir de las tres a las cinco semanas. En total hay 22 casales distribuidos por diferentes barrios de la ciudad. La cantidad de casales es la misma que el año pasado, aunque el número de participantes ha aumentado, llegando hasta 1.884 niños y jóvenes de 3 a 17 años, 94 más que en 2016.

El Ayuntamiento de Terrassa, a través del Servicio de Juventud y Ocio Infantil, los Servicios Sociales Municipales y el Servicio de Capacidades Diversas y Accesibilidad, destina este año cerca de 350.000 € a los casales, entre gastos de organización, contratación de personal, medidas para favorecer la inclusión de niños y jóvenes con capacidades diversas, y becas para familias sin recursos, que han cubierto toda la demanda. En total se han becado 600 niños y jóvenes, de los cuales 372 han recibido también la beca de comedor. En función del nivel de ingresos de la familia, el Ayuntamiento cubre entre el 25 y el 100% del coste del casal.

En este sentido, el concejal de Juventud y Ocio Infantil, Noel Duque, ha destacado que "los niños y jóvenes son una prioridad para el Gobierno Municipal, que siempre ha velado por sus derechos y necesidades más básicas" y ha recordado que "además de garantizar un techo y un plato en la mesa a todos los niños, también es prioritario que puedan vivir experiencias enriquecedoras, que encuentren espacios de recreo, y que se formen como personas comprometidas".

El Ayuntamiento y las entidades organizadoras han hecho también un esfuerzo para hacer unos casales todavía más inclusivos: los dos casales dedicados específicamente a usuarios con discapacidades funcionales durarán cinco semanas en lugar de cuatro, como hasta ahora; y además el resto de casales incorporarán 32 monitores y monitoras especialistas que permitirán incluir también niños y jóvenes con capacidades diversas. Además, se han programado actividades concretas para fomentar la inclusión, como por ejemplo la que hará el casal de Cruz Roja el 11 de julio, cuando los usuarios reproducirán en gran formato una obra del ilustrador Joan Turu que representa, a través de diez figuras, la diversidad sexual, de género, de origen, religiosa, de edad y las capacidades diversas. Una vez acabada, la obra se podrá ver en diferentes lugares de la ciudad para sensibilizar a la ciudadanía sobre la diversidad y necesidad de tolerancia e inclusión en la ciudad. Otra novedad de este año serán las mañanas de cocina saludable en seis casales (uno por distrito), para que los niños y niñas de entre 8 y 10 años mejoren los hábitos alimentarios.

Actividades lúdicas y educativas de calidad

Con un trabajo continuado durante todo el año, el Consistorio y las entidades velan porque los casales sean una actividad de calidad, tanto a nivel organizativo como educativo, ofreciendo una buena propuesta lúdico-educativa. Las actividades que se desarrollan en todos los casales mantienen una clara función pedagógica y social, contribuyendo en la educación integral de los niños y jóvenes participantes, y trabajando por la cohesión y la inclusión sociales.

Todos los equipos de responsables y monitores disponen de la titulación homologada correspondiente. Muchos jóvenes que hacen de responsables y monitores tienen en los casales de verano su primer trabajo, accediendo así a una profesionalización de las tareas que hacen de manera voluntaria con su entidad durante el resto del año. Este año habrá unos 270 monitores y monitores a los casales de verano municipales.