Los casales municipales de invierno acogen 460 niños y niñas, de los cuales 390 están becados por el Ayuntamiento

El Consistorio incrementa un 80,8% el presupuesto para ampliar horario y actividades y fomentar así unos casales integradores

Casals d'hivernLos casales municipales de invierno que organiza el Ayuntamiento de Terrassa en colaboración con ocho entidades de ocio de la ciudad como el Esplai Ca n'Aurell, el Esplai Tremola de Vilardell, el Centre de Lleure Tu Tries, el Insoc Guadalhorce, La Fàbrica de Can Tusell, el Esplai Can Palet, el Grup de Colònies de Ca n'Anglada y L'Eina Cooperativa de Torre-sana, acogen un total de 460 niños. De estos, 390 están becados por el Consistorio, a petición de Servicios Sociales, el que supone el 85% del total de usuarios. Se trata de niños y niñas y adolescentes que se encuentran en situación de vulnerabilidad y que ya disponen de becas durante su escolarización. El Ayuntamiento ha invertido este año 79.571 euros, el que representa un incremento del 80,8% de los presupuesto respecto al año anterior.

Este incremento presupuestario no se traduce en un incremento del número de usuarios (que el 2015 llegaron a 500, de los cuales 425 becados), sino en la ampliación del horario, con una jornada que va de las 9 a las 17 horas, mientras que el año pasado sólo era de media jornada. También se ha ampliado de forma significativa la oferta de actividades lúdicas y educativas para los niños y jóvenes. Para el alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, "la integración y la igualdad de oportunidades para nuestros niños es uno de los ejes vertebradores de nuestra manera de entender la política y la ciudad. Por eso hemos decidido hacer un esfuerzo, de la mano de las entidades, para construir un casal normalizador, integrador. Queremos ser ambiciosos, porque no sólo es importante que nuestros niños tengan cubiertas sus necesidades alimentarias, sino que también lo es que puedan relacionarse con otros niños y niñas, jugar, salir de excursión y, en definitiva, convivir, sean o no usuarios de Servicios Sociales".

Un otra de las novedades de los casales de invierno es la implicación de las familias en las diferentes actividades que se organizan, como herramienta integradora. Desde el Consistorio se valora muy positivamente la implicación de las entidades de ocio de la ciudad, por el valor añadido que representa su conocimiento y experiencia en el trabajo con la infancia desde la educación en valores y porque facilitan la vinculación de los niños a la red social del territorio.

La duración de estos casales de invierno es de 10 días, entre el 22 de diciembre y el 7 de enero, y se dirigen a niños y adolescentes entre los 3 y los 17 años.

Recordamos que el Ayuntamiento de Terrassa, con la colaboración de cuatro entidades de ocio de la ciudad, ya amplió el pasado verano el dispositivo de atención social para niños en situación vulnerable y, por tercer año consecutivo, este dispositivo garantizó que los niñas y niñas de familias sin recursos puedan cubrir las necesidades alimentarias, además de atención socioeducativa, durante el periodo que va desde el cierre de los casales de verano convencionales hasta el inicio del curso escolar. En cuanto a los casales de invierno, se pusieron en marcha a finales de 2013 y, desde entonces, el Ayuntamiento ha ido implementando mejoras para consolidar el proyecto.