Los espectáculos del ciclo Sons Clàssics doblan el número de asistentes superando los 1.100 espectadores

La octava edición ha alcanzado una ocupación media del 74 por ciento

Logo Sons Clàssics 2016 editat

El ciclo Sons Clàssics, organizado por el Ayuntamiento de Terrassa a través del servicio de Cultura, ha cerrado la octava edición con una cifra de 1.127 espectadores a los diferentes espectáculos que se han programado, con una media de ocupación del 74 por ciento. Desde el 21 de mayo y hasta el 18 de junio, el Sons Clàssics ha llegado a varios escenarios repartidos por toda la ciudad para acercar la música clásica y contemporánea a todo el territorio, incidiendo en el objetivo de democratizar la oferta cultural en Terrassa y hacerla accesible para todo el mundo. El ciclo ha llegado a espacios como el Mercat del Triomf, el Centre Cívic President Macià, la Llibreria La Temerària, la Plaçaa de l'Assemblea de Catalunya, la Casa Alegre de Sagrera o la Biblioteca del Distrito 2, entre otros. 

La organización de esta edición del Sons Clàssics ha contado con la participación de diferentes agentes y entidades terrassenques, vinculados al sector de la música clásica. Además de los conciertos, el ciclo ha incorporado una serie de actividades paralelas, como clases y talleres participativos, la creación de un corazón de gospel para acompañar uno de los conciertos, una jornada de piano libre a la calle, ensayos abiertos o una muestra de libros y CDs temáticos a la Biblioteca Central. Una serie de acciones que han favorecido un incremento del número de asistentes al ciclo, pasando de los 615 del año pasado a los 1.127 de este 2016.

El pistoletazo de salida del ciclo lo dio el concierto sorprendida que el corazón y solistas de los Amics de l'Òpera y la Sarsuela de Terrassa ofrecieron el 21 de mayo al Mercat del Triomf, en el barrio de Sant Pere. A partir de ese momento, se ofrecieron una serie de conciertos por diferentes lugares y escenarios de la ciudad: casales de barrio, centros cívicos, teatros parroquiales, bibliotecas o espacios patrimoniales. Cada una de estas actuaciones contó con la participación de profesionales de la ciudad así como de profesores y alumnos del Conservatorio y otras escuelas de música egarenques. 

Después de ocho ediciones, el Sons Clàssics se ha consolidado dentro de la oferta cultural de la ciudad, tanto en cuanto a la calidad de la programación como por la buena acogida del ciclo entre la ciudadanía y la implicación de las entidades y el sector musical.