El Ayuntamiento considera insuficientes los descuentos del peaje de les Fonts y exige su gratuidad

Reclama a la Generalitat la aplicación de la resolución aprobada por el Parlamento el 2012 que la obligaba a restablecer la gratuidad en la barrera

Imatge de satèl·lit del peatge de la C-16 a les FontsEl alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, celebra la entrada en vigor del nuevo sistema tarifario de la C-16, con bonificaciones adicionales a las existentes, que el Departamento y Territorio aplicará a partir del 4 de enero en los peajes de los tramos Terrassa-Manresa y Terrassa-Sant Cugat. Aun así, considera esta medida del todo insuficiente para optimizar esta infraestructura, facilitar las comunicaciones, mejorar la movilidad e impulsar la economía del territorio. Desde el Consistorio se insiste en la necesidad de cumplir con la resolución aprobada el 2 de mayo de 2012 por el Parlamento de Cataluña, que obligaba a la Generalitat a restablecer la gratuidad en la barrera de peaje de les Fonts para todo el sistema urbano de Terrassa. Para el alcalde de Terrassa, el nuevo sistema tarifario "supone una mejora, pero no es la solución. Sólo con la supresión del peaje se puede poner fin a una barrera que perjudica gravemente la movilidad, frena el desarrollo económico del territorio y comporta un gran perjuicio económico para el tejido productivo de la comarca".

Terrassa lidera y comparte con otros municipios vecinos, como Rubí o Santo Quirze, el compromiso de trabajar conjuntamente para la mejora de las infraestructuras del territorio, objetivo que pasa ineludiblemente por la reclamación de la supresión del peaje de la C-16 en les Fonts. Con este objetivo, el alcalde de Terrassa ha mantenido varias reuniones de trabajo con alcaldes de municipios vecinos para llegar a acuerdos y trabajar juntos en este sentido.

Además, Ballart recuerda también que esta no es una reivindicación exclusiva del Ayuntamiento, sino del conjunto de la sociedad. Las principales entidades y agentes socioeconómicos de la ciudad y el territorio han compartido con el Consistorio declaraciones para reclamar a la Generalitat la gratuidad del peaje en diferentes ocasiones. Principalmente después de constatarse que los ciudadanos con movilidad obligada utilizaban como vías alternativas la BP-1503 y a la C-58, originando retenciones y colapsos e incrementando las emisiones de CO2 y otros contaminantes.