El Ayuntamiento de Terrassa crea una bolsa de viviendas en régim de masoveria urbana

El mismo Consistorio ha aportado a la bolsa la primera vivienda disponible

vista general de la ciutat

El Ayuntamiento de Terrassa, a través de la empresa municipal Habitatge Terrassa, ha creado una bolsa de viviendas en régimen de masoveria urbana, con el objetivo de dar salida a viviendas que están en desuso por carencia de condiciones de habitabilidad. Este nuevo modelo plantea que la persona propietaria de una vivienda que necesita ser reformada para poder obtener las condiciones mínimas de habitabilidad, la ceda para que las persanes locatarias  asuman las obras de rehabilitación y mantenimiento acordadas a cambio de vivir durante un tiempo establecido.

Para hacer patente la apuesta del Ayuntamiento de Terrassa por este modelo de mercado y demostrar su viabilidad, el Consistorio ha cedido una vivienda de propiedad municipal a la bolsa, para hacer posible la primera experiencia de masoveria urbana en el municipio. La vivienda cedida no tiene cédula de habitabilidad y se prevé que las obras para obtenerla durarán entre seis meses y un año. Parte del coste económico será asumido por el mismo Consistorio, y técnicos municipales visitarán periódicamente las obras para verificar su ejecución.

Este nuevo modelo presenta ventajas para ambas partes, como por ejemplo que las personas propietarias no tendrán que pagar ninguna tasa de reforma y, además, verán revalorizada su vivienda. Por el lado de la masoveria, la principal ventaja es que no está sujeta a ninguna renta mensual y la posibilidad del contrato es de larga duración.

La bolsa de viviendas en régimen de masoveria urbana es una de las medidas contempladas en el nuevo Programa de Movilización de Viviendas Vacías, impulsado por el Ayuntamiento de Terrassa para facilitar el acceso a la vivienda mediante diferentes modelos que faciliten la revitalización del parque de viviendas en desuso.

 

Condiciones de inscripción

Las personas interesadas en esta bolsa, que de momento cuenta sólo con una vivienda pero que se espera que crezca en un futuro, se  pueden inscribir como propietarias o como locatarias. Para inscribir un piso en la bolsa hay que demostrar la tenencia de la vivienda, ya sea con la escritura o el registro de la propiedad. La vivienda tiene que estar libre de cargas fiscales, no encontrarse en proceso de expropiación y, en caso de no tener en vigor la cédula de habitabilidad, la propiedad tendrá que verificar que haciendo obras se podrá obtener.

En cuanto a las personas que se quieran inscribir a la bolsa desde la masoveria, estas no podrán tener viviendas en propiedad y tendrán que demostrar ingresos regulares que provengan de rentas diferentes a las del trabajo, es decir, pensiones o subsidios, entre otros. Además, la unidad de convivencia tiene que tener unos ingresos superiores o iguales a 0,91 veces la IRSC (Indicador de Renta de Suficiencia de Cataluña). La persona masovera tiene que demostrar conocimiento en el sector de la construcción (mi de obra, pintura, fontanería y/o redes de gas, electricidad o climatización).