El Ayuntamiento y las entidades de ocio de Terrassa ofrecen más de 1.700 plazas para niños y jóvenes en 22 casales de verano

El periodo de inscripción empieza el 6 de mayo

Cartell promocional dels casals

El Ayuntamiento de Terrassa y las entidades de ocio de la ciudad ofrecen para este verano un total de 22 casales distribuidos por diferentes barrios de la ciudad. Un año más, la oferta supera las 1.700 plazas para niños y jóvenes de toda la ciudad, que han de tener entre los 3 años (hay que tener P-3 acabado) y los 17 años. Las inscripciones se podrán formalizar a partir del 6 de mayo. Los casales empezarán este año el lunes 26 de junio y la fecha de finalización varía en función de la duración de cada casal, que puede ir de las tres a las cinco semanas. Así, los casales de más larga duración finalizarán el 28 de julio.

 

Unos casales aún más inclusivos

Ayuntamiento y entidades de ocio intensifican este año su apuesta por unos casales al alcance de todos los niños y jóvenes de la ciudad. En este sentido, mediante la implicación del servicio de Capacidades Diversas y Accesibilidad, este año los dos casales dirigidos específicamente a niños y jóvenes con diversidad funcional durarán cinco semanas en lugar de cuatro, y el número de monitores de apoyo para el resto de casales pasa de 27 a 30. Estos monitores, formados específicamente para atender niños con necesidades especiales, harán posible que todos los casales de la ciudad puedan acoger también usuarios con capacidades diversas.

Por otro lado, este año  habrá nuevamente dos casales exclusivamente para jóvenes de 12 a 17 años, con actividades más centradas en esta franja de edad. Uno de los dos, además, estará especializado en actividades de cariz artístico. El Ayuntamiento y las entidades de ocio decidieron crear casales específicamente por jóvenes hace cuatro años, al constatar el aumento de la demanda en esta franja de edad, fruto del alto nivel de fidelización de las familias: una parte importante de estos jóvenes son usuarios de los casales de verano desde que eran pequeños.

 

Los sueños, centro de interés

Como cada año, entidades y Ayuntamiento han acordado un centro de interés (eje temático que centra toda la actividad) que será común a los 22 casales. En esta ocasión este será "El mundo de los sueños". Cada entidad adaptará a su manera este tema y hará su propio eje de animación a partir de una ambientación específica y con un hilo conductor que permita a los niños ir siguiendo una historia durante los días del casal.

 

Inscripciones

El periodo de inscripción se abre el 6 de mayo. Aun así, puede haber alguna excepción en función de la entidad organizadora y, además, cada esplai o agrupamiento escolta puede establecer unos horarios y condiciones diferentes para formalizar las inscripciones. Por este motivo, el Ayuntamiento recomienda a las familias interesadas que contacten directamente con la entidad organizadora del casal para el cual se quiera formalizar la inscripción.

Las cuotas de inscripción están ajustadas el máximo posible, dado que la actividad va a cargo de entidades sin ánimo de lucro y está subvencionada por el Ayuntamiento de Terrassa. Además de participar económicamente en la organización de los casales, el Consistorio otorga becas a las familias con dificultades económicas y en riesgo de exclusión social.

 

Una oferta lúdica y educativa de calidad

El servicio de Juventud y Ocio Infantil coordina el proyecto de casales de verano a la ciudad. Mediante reuniones periódicas durante todo el año, el Consistorio y las entidades velan porque los casales sean una actividad de calidad, tanto a nivel organizativo como educativo, ofreciendo una buena propuesta lúdico-educativa. Las actividades que se desarrollan en todos los casales mantienen una clara función pedagógica y social, contribuyendo en la educación integral de los niños y jóvenes participantes, y trabajando por la cohesión y la inclusión sociales.

Todos los equipos de responsables y monitores disponen de la titulación homologada correspondiente. Muchos jóvenes que hacen de responsables y monitores tienen en los casales de verano su primer trabajo, accediendo así a una profesionalización de las tareas que hacen de manera voluntaria con su entidad durante el resto del año.