El alcalde pide la corresponsabilidad y colaboración de los grupos políticos en el proceso del agua

El Ayuntamiento trabaja intensamente en la liquidación de la concesión del servicio de abastecimiento de agua, que finaliza en diciembre del 2016

El Ayuntamiento de Terrassa ya dispone de buena parte de la información requerida a Mina Pública d'Aigües de Terrassa S.A. para poder llevar a cabo la liquidación de la concesión del servicio de abastecimiento de agua y encarrilar el proceso de decisión del nuevo modelo de gestión, dado que la actual concesión finaliza el 31 de diciembre de 2016. La decisión del futuro modelo se tomará escuchando la opinión de la ciudadanía, en una consulta que se hará, según el calendario previsto, hacia el verano próximo. Este es un compromiso del equipo de Gobierno municipal anunciado por el alcalde, Jordi Ballart, hace un año y medio. El alcalde afirma que "el proceso de liquidación de la concesión y la decisión sobre el futuro modelo de gestión son dos cuestiones prioritarias para el Gobierno municipal y de gran trascendencia para la ciudad". Por este motivo, pide a todos los grupos políticos municipales "prudencia, paciencia, responsabilidad y colaboración, porque ahora es momento de sumar esfuerzos y de ser corresponsables en un tema tan sensible como este, que afecta a todos los terrassenses". En este sentido, el alcalde lamenta "las graves acusaciones que han hecho algunos grupos municipales", y que estos "acusen el equipo de Gobierno de pasividad, cuando desde el primer momento estamos trabajando con la máxima transparencia, buscando el máximo diálogo y el máximo consenso entre las fuerzas políticas del Consistorio y con la ciudadanía". El alcalde se reunirá los próximos días con los portavoces para establecer un marco de colaboración en el proceso, con el compromiso de lealtad por parte de todos los grupos políticos municipales.

El Ayuntamiento está trabajando en el proceso de fin de la concesión desde 2001. Aquel año se firmó un convenio con Mina para determinar el fondo de reversión y otros aspectos ligados a la finalización de la concesión. Los trabajos se intensificaron a partir del 2010. El 2012 se firmó una adenda de modificación del convenio de 2001 para asegurar una liquidación adecuada, en la cual se acordaba un plan de inversiones hasta la finalización de la concesión. El 2014, el Ayuntamiento creó la Comisión técnica por la liquidación de la concesión y el estudio e implantación del nuevo modelo de gestión, formada por diferentes servicios municipales, que ha ido tirando seguimiento de varios estudios técnicos y jurídicos. En todo este proceso, el requerimiento de información a Mina ha sido continuo. La documentación pedida es información de índole técnica, económica y administrativa. Actualmente, el Ayuntamiento y Mina están trabajando conjuntamente y de manera intensa para mejorar la agilidad en la transmisión de la información, que en algunos casos se ha retrasado debido de, según ha aducido la concesionaria, al alta complejidad de los datos pedidos. 

Con el objetivo de intensificar el proceso, a mediados de 2015 el Ayuntamiento reforzó los servicios técnicos municipales con la incorporación de una ingeniera y una letrada. La incorporación de Joan Gaya como comisionado del agua, y de Itziar González, como comisionada para la cooperación ciudadana, han dado un nuevo impulso a este proceso, encarrilándolo hacia la consulta a la ciudadanía y la definición del futuro modelo de gestión del agua.