El alcalde solicita una entrevista con el nuevo presidente de la Generalitat para abordar las demandas pendientes con Terrassa

La deuda de la Generalitat con la ciutdad es de cerca de 11 millones de euros

El alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, ha pedido una entrevista con el nuevo presidente del Gobierno de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, para presentarle el dossier con las principales demandas que la ciudad tiene planteadas con el Gobierno de la Generalitat. En este sentido, el alcalde quiere plantear al nuevo presidente la eliminación definitiva del peaje de les Fonts, que perjudica la ciudadanía y el tejido productivo de Terrassa y del conjunto de la comarca, además de recordarle que Terrassa no recibe ninguna cantidad procedente del Fondo de Cooperación Local desde el año 2012. Ballart también pone especial énfasis en la necesidad de finalizar el Proyecto de intervención integral del barrio de la Maurina, teniendo en cuenta que la Generalitat debe al Ayuntamiento el 50% del gasto justificado correspondiente a tres años y medio de ejecución del proyecto, una cantidad superior a los cuatro millones de euros.

A 21 de octubre de 2015, la deuda de la Generalitat de Catalunya con el Ayuntamiento de Terrassa llegaba a los 10.894.465,07 euros. Los apartados principales de esta deuda corresponden en programas de ocupación, servicios sociales, educación, planes de barrios, obras al Archivo Comarcal, el Centro de Día de Salud Mental, los Fondos de Cooperación Local y cultura.

Otras reclamaciones que el alcalde quiere plantear al presidente de la Generalitat son la urgencia de la nueva construcción de los edificios de la Escola Sala i Badrinas y de los institutos Can Roca y Las Aimerigues; la concreción de la finalización de la esponjamiento de Ca n'Anglada; la necesidad de una rezonificación tarifaria de Terrassa respecto al transporte público que evite que la ciudad se vea discriminada en comparación con otras poblaciones de las mismas características; la demanda del incremento de las frecuencias de los trenes de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya para garantizar un mejor servicio a las personas usuarias; la mejora de accesos entre Terrassa y Rubí al barrio de Can Palet de Vista Alegre; o el mantenimiento por parte de la Agencia del Agua de Catalunya de las rieras y torrentes de la ciudad.