La Mesa de la Pobreza Energética de Terrassa, seleccionada como a Buena Práctica por el Banco de Buenas Prácticas de los gobiernos locales

Se ha valorado la aportación innovadora y de calidad en el ámbito de la inclusión social

Logo Bones Pràctiques

La Mesa de la Pobreza Energética de Terrassa, impulsada por el Ayuntamiento, ha sido seleccionada como una Buena Práctica por su aportación innovadora y de calidad en el ámbito de la inclusión social, y ha sido incluida en el Banco de Buenas Prácticas de los gobiernos locales de la Federación de Municipios de Catalunya y de la Fundación Carles Pi i Sunyer de Estudios Autonómicos y Locales.

La Mesa de la Pobreza Energética de Terrassa se constituyó el enero de 2014 como un espacio de cooperación entre las entidades del tercer sector, el Ayuntamiento de Terrassa y la ciudadanía con el objetivo de luchar contra la pobreza energética y contribuir a transitar ninguno un modelo energético más sostenible.

Sus actuaciones buscan resolver situaciones de emergencia energética y crear las condiciones para reducir la problemática a medio plazo mediante una diagnosis rigurosa de la situación a la ciudad, la confección de un programa preventivo y la elaboración de un protocolo para el trabajo conjunto entre administración y empresas suministradoras de recursos energéticos.

La Mesa de la Pobreza Energética de Terrassa se ha convertido, de acá su puesta en marcha, en uno en lo referente a Catalunya y en un buen ejemplo de cómo se puede hacer frente a esta problemática desde la administración local.

El Banco de Buenas Prácticas de los gobiernos locales es un servicio impulsado por la Federación de Municipios de Catalunya, la Fundació Carles Pi i Sunyer de estudios autonómicos y locales, y los ayuntamientos de más de diez mil habitantes de Catalunya, que identifica y difunde experiencias innovadoras de gobierno y gestión municipal.