Terrassa se suma al frente catalán común en defensa de la ley de emergencia social recorrida por el Estado

El alcalde, Jordi Ballart, se muestra a favor de la propuesta del Gobierno de hacer un proyecto de ley de lectura única para recuperar puntos suspendidos de la ley 24/2015

Cimera Generalitat recurs Llei Habitatge

El alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, ha asistido esta tarde a la cumbre convocada por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, para defender la ley de medidas urgentes para afrontar la emergencia en el ámbito de la vivienda y la pobreza energética, recorrida parcialmente por el Gobierno del Estado ante el Tribunal Constitucional. En la reunión, celebrada en el Palau de la Generalitat, y donde han asistido representantes del mundo político y social catalán, el Gobierno ha propuesto hacer, con la máxima celeridad posible, un proyecto de ley por el procedimiento de lectura única para recuperar aspectos de la ley que han quedado suspendidos. En su intervención, el alcalde de Terrassa se ha mostrado a favor de impulsar esta medida.

"Ante el injusto e insensible recurso del Gobierno del Estado, es lógico que busquemos alternativas colectivamente para poder hacer frente al grave problema de los pisos vacíos y sobre todo garantizar los derechos de las personas en situaciones más desesperadas", afirmó Jordi Ballart. Con el recurso a la Ley 24/2015, "las administraciones debemos reaccionar contundentemente y coordinada, utilizando todos los elementos legales posibles", y añadió, en la misma línea de lo que se ha valorado en la cumbre, que "existe una herramienta, que si bien no es perfecta, nos permite afrontar el problema con medidas innovadoras, como lo hemos demostrado en Terrassa, y es la Ley del Derecho a la Vivienda de 2007 ". Una ley que, tal y como ha recordado Jordi Ballart, "en Terrassa nos permitió hace tres años comenzar a abrir expedientes a los bancos que tenían pisos vacíos por más de dos años, abriendo el camino hacia el objetivo esencial, que es el de recuperar la función social de la vivienda y acabar con las viviendas vacías ".

El alcalde ha añadido que, ante la situación que ha provocado el recurso parcial a la Ley 24/2015, las administraciones "tenemos la responsabilidad de desplegar todos los medios que tenemos a nuestro alcance, y hacerlo de manera coordinada. Si hay voluntad y valentía, podemos superar el grave obstáculo que es este recurso y garantizar los derechos sociales más urgentes ". En este sentido, el alcalde ha aplaudido que el Gobierno haya recogido las peticiones del mundo local, y ha valorado muy positivamente la celebración de la cumbre de esta tarde, una muestra que "hacemos piña de manera contundente a una medida del Gobierno del Estado que dañará directamente a las familias más vulnerables ".

En los últimos años el Ayuntamiento de Terrassa ha impulsado diversas medidas pioneras para dar respuesta a la crisis de la vivienda y apoyar a las familias en situación de vulnerabilidad. En 2012, fue el primer municipio de España en crear una oficina, con el Colegio de Abogados de Terrassa, para atender a familias con graves problemas hipotecarios o afectadas por desahucios. En 2013 se creó la Mesa de la Vivienda Social, con la participación de entidades sociales y en estrecha colaboración con la PAH. A finales del mismo año, el Ayuntamiento abrió un nuevo frente en favor del derecho a la vivienda con la apertura de expedientes a las entidades bancarias que tenían pisos vacíos injustificadamente, siendo el primer municipio del Estado en tomar esta medida. Al amparo de la Ley del derecho a la Vivienda de 2007 (art 41) se han abierto unos 800 expedientes, de los cuales se han resuelto 500, la mayoría por haberse procedido finalmente a su empleo por cuenta del propio banco, y otros por haber sido objeto de cesión a favor de la Agencia de la Vivienda de Catalunya o al Ayuntamiento para su gestión en régimen de alquiler social. Una cifra que muestra los frutos que está obteniendo la medida, el objetivo principal de la cual es reducir el número de pisos vacíos en la ciudad y recuperar la función social de la vivienda. Hasta ahora se han interpuesto 182 contenciosos. De momento, casi todas las sentencias han sido favorables. El Ayuntamiento ha impuesto un total de 100 multas coercitivas, por un importe de 540.000 euros

Otras ciudades catalanas y del resto del Estado han mostrado un gran interés por estas iniciativas pioneras del Ayuntamiento de Terrassa. En unas jornadas organizadas con la PAH y el Observatorio DESC, en marzo de 2014 en Barcelona, ​​se puso de manifiesto el carácter innovador de estas iniciativas y se explicitó el apoyo al principio de la obligada función social de la vivienda, y por tanto, a los legítimos expedientes sancionadores a grandes propietarios que los mantengan vacíos por más de dos años.

A finales de 2015, a iniciativa del Ayuntamiento de Terrassa se reunieron en la ciudad representantes de varios municipios catalanes y españoles, que acordaron la creación de la Plataforma de Municipios para la Vivienda Digna y contra la pobreza energética, que ya cuenta con la adhesión de más de 60 gobiernos locales.

En el año 2016, el Ayuntamiento de Terrassa también ha sido pionero en poner en marcha la Oficina Municipal de Atención a la Pobreza Energética y Promoción de la Eficiencia Energética (OFIMAPE), con el objetivo de contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas garantizando el cumplimiento de los derechos a los suministros básicos y al mismo tiempo, impulsar la eficiencia energética en los hogares como vía de ahorro económico y de mejora medioambiental. La Oficina ofrece sus servicios a familias en situación de vulnerabilidad económica y energética, no sólo con el fin de ayudarlas sino también para prevenir estas situaciones, fomentando medidas de eficiencia energética en los hogares de las familias atendidas.

A partir de la Ley 24/2015 que ahora ha recurrido parcialmente el Gobierno ante el TC, en Terrassa se han conseguido 130 cesiones de pisos vacíos. Asimismo, se han abierto ocho expedientes para la cesión obligatoria al amparo de esta ley, de los cuales dos ya están archivados. Por otra parte, en 2015 en Terrassa se detuvieron 164 desahucios. En 2016, hasta 30 de abril se han parado 122. Desde el OFIMAPE han prestado 186 atenciones y se han abierto 140 expedientes.