Son un conjunto de espacios accesibles que proporcionan confort térmico, descanso y seguridad frente a episodios meteorológicos extremos, como las olas de calor. Las personas especialmente vulnerables, como personas mayores o niños, son colectivos que sufren más los efectos adversos de las temperaturas extremas.

Los refugios pueden ser de interior como bibliotecas y/o equipamientos donde la climatización mecánica de los edificios aporta una buena regulación térmica para las personas. Por otra parte, los refugios exteriores pueden ser plazas, jardines y parques urbanos en los que la presencia de agua (balsas, estanques, etc.) y de vegetación (una buena densidad de árboles caducifolios) ayudan a rebajar la temperatura ambiental.

En Terrassa disponemos de más de una treintena de puntos considerados como refugios climáticos.

Consultar dónde estan ubicados.