Las franjas de protección se realizan en cumplimiento de la Ley 5/2003, de 22 de abril, de medidas de prevención de los incendios forestales en las urbanizaciones, núcleos de población, edificaciones e instalaciones situados en terrenos forestales (modificada mediante la Ley 2/2014, de 27 de enero) con el objetivo de proteger a las personas y los bienes que se encuentran en terreno forestal o a menos de 500 metros del mismo.

Las actuaciones de desbrozado permiten que en caso de incendio se pueda evitar la continuidad horizontal y vertical del fuego, podando los árboles para que no se toquen las copas. Estos trabajos disminuyen la fuerza del fuego, aseguran a la gente y bienes que haya dentro de las edificaciones y permiten un espacio de trabajo más seguro para los bomberos y al revés, si un fuego se genera en una vivienda, no afectará demasiado a la zona boscosa.

Más información:  Plan de prevención en las urbanizaciones (PPU)