Hoy resulta del todo imposible imaginarse la puesta en práctica de las políticas públicas, en nuestro caso locales pero obviamente de cualquier ámbito, sin recurrir al uso de aquellas fuentes de información que dan acceso a la opinión ya la percepción los ciudadanos, pero también del conjunto de las instituciones y / o agentes que interactúan en el territorio, ya sea para contribuir a la formulación y definición de éstas, ya sea para proceder a su evaluación posterior a su implementación.

Hay que tener presente, que con respecto a esta última fase en el ciclo de las políticas públicas, el papel de las encuestas y consultas ciudadanas Decaro al cumplimiento de lo establecido en el art. 60 de la Ley 19/2014, de 29 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno, en cuanto la evaluación permanente de los servicios públicos en base a una consulta regular a la ciudadanía.