La energía solar fotovoltaica permite generar energía renovable cercana al punto de consumo de forma que facilita la descentralización, la participación y la democratización del modelo energético.

¿Qué es el autoconsumo fotovoltaico?

El Real Decreto 244/2019 regula las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica renovable, normalmente energía solar fotovoltaica. Regula cómo podemos producir, consumir y compartir nuestra propia energía renovable. Podemos hacerlo solos o conjuntamente con otras familias y empresas, con una instalación en nuestra cubierta individual o comunitaria, o en una cubierta ubicada hasta 2 km de los puntos de consumo. Es lo que se conoce como autoconsumo individual y compartido.

Ahora el autoconsumo fotovoltaico es la vía más efectiva para participar en la transición energética y situar a la ciudadanía y las empresas en el centro del sistema energético. Podemos pasar de consumidores a productores, ahorrar dinero en la factura eléctrica y contribuir a frenar el cambio climático.

El Ayuntamiento pone a su disposición algunas herramientas para acelerar el autoconsumo como las bonificaciones del IBI y el impulso del alquiler de cubiertas por instalaciones fotovoltaicas.