¿Qué es una comunidad energética?

Es un instrumento organizativo para avanzar hacia una transición energética más sostenible y justa, puesto que da oportunidades para que todo el mundo pueda participar en el sector eléctrico.

De acuerdo con las directivas europeas que las regulan y la ley del sector eléctrico, pueden ser una asociación, una cooperativa, o cualquier otra entidad jurídica sin ánimo de lucro en la que pueden participar voluntariamente ciudadanía, entidades, empresas y administración local.

De esta forma, diferentes actores locales pueden participar de forma activa en la transición energética, ya sea produciendo energía, compartiéndola, o estableciendo mecanismos de gestión y ahorro energético.

Son un mecanismo clave para avanzar hacia una transición energética más equitativa, sin dejar a nadie.


La Diputación de Barcelona ha editado la «Guía para el impulso de comunidades energéticas con perspectiva municipal». 

Terrassa promueve la colaboración público-privada

El Ayuntamiento de Terrassa firmó con diferentes entidades en 2021 un protocolo de intenciones, que promovió con la intención de impulsar la creación de comunidades energéticas en la ciudad para ir hacia un modelo energético más sostenible y democrático. Entre las instituciones signatarias figuran el Instituto Catalán de Energía; Ferrocarriles de la Generalidad de Cataluña; Universidad Politécnica de Cataluña; Patronal catalana CECOT; Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Terrassa; MutuaTerrassa; Consorcio Sanitario de Terrassa; Cámara de la Propiedad Urbana de Terrassa; y las organizaciones sindicales, Comisiones Obreras (CCOO) y Unión General de Trabajadores (UGT)

Este documento establece las bases para la creación de un marco de colaboración entre el Ayuntamiento, el tejido empresarial local y las entidades signatarias para intercambiar informaciones y experiencias que ayuden a su creación. Tiene una duración de dos años, prorrogable a otros dos, y el seguimiento irá a cargo de una comisión que se reunirá cada seis meses.

Entre las acciones que se comprometen a concretar y realizar destacan:

  1. Colaborar en la realización de los estudios de viabilidad, en la preparación de los proyectos y trabajos para definir la naturaleza jurídica de las comunidades.
  2. Impulsar y participar en proyectos de generación y autoconsumo colectivo de energía renovable, almacenamiento y promoción de la movilidad sostenible y eléctrica.
  3. Trabajar con las administraciones para reducir los trámites para legalizar las instalaciones
  4. Impulsar el proceso de transición energética en el municipio.
  5. Poner en marcha instrumentos de financiación participativa por los proyectos de energías renovables.
  6. Promover la formación profesional específica para calificar a los técnicos que necesitará este sector.
  7. Promover la generación de talento y el emprendimiento en ámbito energético, y la digitalización, que debe permitir mejorar las herramientas de gestión, control y gobernanza.
  8. Impulsar las sinergias con las empresas y las start-ups emergentes del entorno industrial catalán.
  9. Analizar soluciones considerando criterios de ecodiseño, huella de CO₂ de impacto a largo plazo.
  10. Realizar estudios sobre la red de distribución y las posibles necesidades de mejora para convertirse en una red inteligente.