Qué es un LED?  

Un LED (del inglés light-emitting diode, o diodo emisor de luz) es una fuente de luz artificial que se conecta a la red eléctrica. Está constituido por un material semiconductor que, por efecto de la electroluminiscencia, libera energía en forma de luz cuando se aplica un voltaje adecuado a los terminales. El color de la luz emitida depende de las características del semiconductor. Los LEDs son normalmente pequeños (menos de 1 mm²) y se suelen combinar con cápsulas o componentes ópticos para configurar un patrón de radiación apropiado. 

Los primeros LEDs se fabricaron en 1962 y emitían luz infrarroja (no visible) de baja intensidad. Treinta años después, en 1994, Nakamura, Akasaki y Amano (Premio Nobel de Física 2014) consiguen el LED azul de alta potencia que abrió el camino hacia el desarrollo del LED blanco y su amplia difusión en todos los ámbitos de aplicación. Los LEDs modernos permiten cubrir el espectro de luz visible, el ultravioleta y el infrarrojo, llegando a alcanzar luminosidades muy altas. Se utilizan en la iluminación ambiental y las pantallas de visualización. Su elevada velocidad de conmutación permite aplicarlos en las tecnologías avanzadas de las comunicaciones. 

Ofrecen muchas ventajas sobre las fuentes tradicionales de luz incandescente o fluorescente: menor consumo de energía, vida útil más larga, robustez física, menor tamaño y variedad cromática. Dentro del espectro visible, se pueden fabricar de muy diversos colores de manera bien definida y controlada; en el caso de LEDs multicolores, es posible modificar el color de la luz emitida rápidamente. 

Los LEDs se utilizan en todas las áreas tecnológicas actuales: la Bioingeniería, la Medicina y la Sanidad, la nanotecnología y la computación cuántica, los dispositivos electrónicos o la iluminación en recintos difíciles y subterráneos, etc. Entre los más populares están la retroiluminación de pantallas de televisión y ordenador, así como de dispositivos móviles, la luz de navegación de los aviones, los faros delanteros de los vehículos, los anuncios publicitarios, la iluminación en general, los semáforos y la señalización de tráfico, las lámparas de destellos y los papeles luminosos de pared.  

Las lámparas LED se utilizan para la iluminación de las viviendas, con costes similares a las lámparas compactas fluorescentes y mayores eficiencias energéticas. Se ha avanzado para que su eliminación como desecho provoque menor impacto ambiental.