Los números de la luz

La velocidad de la luz en el vacío es una constante universal (c = 300.000 Km/s). No hay nada más rápido que la luz. Sin embargo, la luz tarda 1,28 segundos en llegar desde la luna, más de 3 minutos en llegar desde Marte (cuando Marte es el más cercano posible) y más de 8 minutos en llegar desde el Sol.

La parte central de una fibra óptica (core) puede llegar a medir sólo 8 micras. Pueden llevar simultáneamente hasta 40 canales a una velocidad de 100 gigabits por segundo.

Nuestros ojos son sensibles a longitudes de onda entre 380 nm (azules) y 780 nm (rojos). 1 nm es la millonésima parte de 1 milímetro.

La capacidad de los discos compactos ha mejorado a medida que se obtenían diodos de longitud de onda más corta para poder leer detalles más pequeños. Los CD utilizan luz de 780 nm, el DVD utilizan luz de 650 nm y los blue-ray discos luz de 405 nm de longitud de onda.

Los recubrimientos antirreflectantes que llevamos en las gafas están compuestos por entre 3 y 7 capas de poco más de 100 nm de espesor.

La miniaturización de la electrónica ha ido de la mano del desarrollo de láseres de longitud de onda más y más corta ya que estos son necesarios para grabar los circuitos electrónicos más pequeños mediante litografía. La tecnología más moderna EUV (ultravioleta extremo) trabaja con longitudes de onda de 13,5 nm.

Cada año en España se realizan alrededor de 300.000 operaciones de cataratas para restablecer la visión. Las cataratas se producen por el envejecimiento natural del cristalino.

La eficiencia lumínica de un LED es más de 10 veces la de una bombilla convencional (ya está prohibido fabricarlas en la UE) y el doble que la de un fluorescente.