¿Cómo vemos los colores?

Cuando cambiamos los cartuchos de la impresora en color nos hacen falta tres cartuchos (cian, amarillo y magenta). Las pantallas de televisión, tabletas, móviles,... tienen píxeles de tres colores (azul, verde y rojo). Hemos visto muchos experimentos en que sumando luz azul, verde y roja sale luz blanca. En cambio hemos estudiado que en la retina tenemos DOS detectores: conos y bastones. ¿Nos en falta uno?

No, en realidad lo que pasa es que tenemos de tres tipos de conos.

De los que más tenemos son los que responden a las longitudes de ola larga, denominados L, que tienen la sensibilidad centrada a 560 nm (amarillo-naranja). Una tercera parte son del tipo M que responden a longitudes de ola media con sensibilidad centrada a 530 nm (verde). Y solo un 2% son del tipo S que responden a longitudes de ola corta con sensibilidad centrada a 430 nm (azul). La diferente sensibilidad a la luz es debida a las opsines presentes a los diferentes conos: Eritropsina a los conos L, Cloropsina a los conos M y Cianopsina a los conos S, y varía ligeramente de persona a persona. ¿Por eso discutimos tanto sobre los colores?

Y entonces, ¿qué hacen los bastones?

Los conos son los "detectores" que actúan cuando hay luz. En situaciones de baja iluminación los "detectores" que actúan son los bastones. Solo tenemos de un tipo, con sensibilidad centrada a 498 nm (azul-verde), y por tanto no tenemos sensibilidad a los colores cuando hay muy poca luz y decimos: "de noche todos los gatos son pardos" o "el cuarto falso, de noche pasa".

En la retina tenemos 120 millones de bastones y solo de 6 a 7 millones de conos.