Ser una casa de acogida implica cuidar de forma temporal de un animal hasta que se le encuentra un hogar definitivo o hasta que se recupera de diferentes situaciones, de las que se valora que un centro de atención de animales no es el lugar más adecuado para su recuperación. Normalmente se trata de cachorros menores de 2 meses que necesitan ser alimentados con biberón cada pocas horas; cachorros con problemas de socialización o animales que por miedo, estrés, mala socialización u otros motivos presentan dificultades para vivir en un centro de atención de animales; animales intervenidos quirúrgicamente, enfermos o con tratamiento que requieren atención y/o medicación continuada, o animales seniors o que por otros motivos tienen más dificultad de ser adoptados.

Cartel con una chica abrigada y un perro al lado. Dice quando hace frio, en casa tenemos sitio para ti.

Cartel con un chico abrigado y un gato al lado. Dice quando hace frio, en casa tenemos sitio para ti.

¿Quieres ser casa de acogida y ayudar a un animal? 

Inscríbete a través de este formulario