La prescripción social es una herramienta importante al alcance del personal sanitario para prevenir o atenuar los problemas de salud en general y, en concreto, los problemas de salud mental. Mediante este mecanismo, profesionales de la salud y pacientes identifican juntos actividades de la comunidad para mejorar la salud y el bienestar.

La clave es ofrecer alternativas a la medicación de los malestares de la vida cotidiana a personas que la medicina tradicional no les da el beneficio esperado y personas que perciben falta de participación social o sentimiento de soledad, o están en riesgo de aislamiento social.

Para llevar a cabo la prescripción social, es necesario que el personal sanitario se forme y conozca los recursos comunitarios. También es necesario disponer de un inventario exhaustivo de las actividades que ofrece el municipio.

Buena parte de estas actividades las están desarrollando las entidades de la ciudad que han sido consideradas un activo en salud.

En el Programa de Prescripción Social y Salud participan la Agencia de Salud Pública de Cataluña, el Instituto Catalán de la Salud, la Mutua de Terrassa, el Consorcio Sanitario de Terrassa, el Servicio Catalán de la Salud y el Ayuntamiento de Terrassa .