El autocompostaje es el aprovechamiento en el propio hogar de los restos de la cocina y del jardín que generamos para realizar un abono natural que podemos aplicar en nuestras plantas, en el jardín o en el huerto.

Con el autocompostaje devolvemos al suelo los nutrientes y cerramos el ciclo de la materia orgánica; de esta forma simplificamos el ciclo, ya que se produce en el mismo lugar donde se generan los residuos orgánicos.

 

  • Si tenemos algo de jardín, podemos utilizar un compostador, que colocaremos en contacto directo con la tierra, en un lugar donde no haya demasiada insolación.

 

 

 

  • Si no tenemos jardín, también podemos hacer compost, pero deberemos utilizar un vermicompostador.

 

 

Si está interesado en realizar autocompostaje, puede consultar los siguientes manuales donde encontrará información para llevar a cabo esta tarea:

Si realizamos autocompostaje con la fracción orgánica de nuestros residuos, podremos tener una bonificación de un 50% sobre la cuota de la tasa de gestión de residuos.