Es muy fácil! Si se come... a la orgánica! 

Con esta campaña se informa sobre cómo mejorar la separación en origen de la materia orgánica, reducir la presencia de impropios para mejorar la recogida selectiva de esta fracción y recordar que, separar los residuos en casa y depositarlos en los contenedores correspondientes, es una obligación según la normativa vigente.

El equipo de informadores ambientales explica cómo pueden hacerlo de manera directa, con acciones puerta a puerta, en una acción que va acompañada de material informativo y de apoyo para fomentar la concienciación ciudadana. Paralelamente, se instalan puntos informativos de carácter itinerante en plazas, centro cívicos, escuelas, bibliotecas...

Si separamos correctamente los restos de comida, contribuiremos a que los costes económicos de la gestión y tratamiento de los residuos disminuyan y, también, a preservar el medio ambiente porque se evita el vertido de lixiviados y emisiones de gases de efecto invernadero.

Además, con los restos de comida podemos realizar compostaje.

¿Como hemos de separar la materia orgánica?

Es muy fácil! Si se come .... al orgánica!
Todos los restos de comida, las cáscaras de huevo y las pieles de las patatas cuando haces una tortilla, las pieles de las frutas cuando haces una macedonia, los huesos del pollo asado, las espinas de la lubina al horno ... y cualquier resto de comida en el cubo de la orgánica.

 

 

 

Compostaje de la materia orgánica

También, si disponemos de un espacio adecuado podemos hacer compostaje para gestionar nuestras desechos orgánicos evitando tirar en los contenedores de la calle. Podemos conseguir bonificaciones a la tasa de residuos por autogestión de la materia orgánica que generamos en casa.

Para más información:

  1. Bonificación de la tasa de residuos por autocompostaje